Ir al contenido principal

Si la pides, te la dan


En el área rural de donde vivo, todavía más rural dirían por allí, existe una tradición; la de pedir a la novia. Contrario a lo que se pueda pensar esta tradición se mantiene dentro de las familias indígenas y consiste en llegar a la casa de la novia para pedirla en matrimonio y es una tarea bastante protocolaria y de respeto por parte del novio.

Hace poco platicaba con don Ramiro, un señor que según me contaba ha estado en 60 pedidas en toda su vida, 20 veces como representante del novio y el resto como testigo de la novia. En esta tradición la familia completa del novio llega a la casa de la novia en compañía de un representante que funge como testigo de que el hombre es trabajador y honrado. Y tiene la difícil tarea de convencer a los padres de la novia que dejen a su retoñito. Y que su futuro yerno no es malandro. A la cita deben acudir con comida tradicional de la región en canastos, licor artesanal (así dice un cuate, yo le digo es Cusha) las amigas de la novia y los amigos del novio que son como testigos, pero a la vez llegan para ver como es la cosa. Pero sobre esto de la pedida platicaré en una próxima entrega.

Don Ramiro, cuénteme ¿Cuál ha sido la pedida más difícil? –le pregunto. Fíjese que una vez la pedida terminó a las cinco de la mañana. Resulta que ellos habían llegado desde las 7 de la noche y el padre no daba permiso para que la chica se casara. Bueno, la joven tenía 17 años, a Don Ramiro le tocó convencer de que los dos se querían, que no había problema, que don Ramiro daba fe, de que ambos serían felices. En todo caso el papá se convenció hasta las 5 de la mañana y después de 3 botellas de aguardiente. Cuando por fin, por cansancio o porque ya se había convencido, cedió.

Otra vez, me cuenta, llegamos a la casa de otra novia. Y cuando tocamos, con todo y la comida que la llevábamos, los amigos y los familiares del novio no abrieron. Estuvimos tocando y en esa casa no daban señales de vida. El novio se impacientó. Y los invitados se angustiaron. La casa estaba silenciosa. Suele suceder –me dice Don Ramiro–por la experiencia sé que hay familias que se hacen las rogadas. Don Ramiro le dio vueltas a la casa para ver si existía alguna señal de vida. O por lo menos ver hacia adentro. Encontró una rendija, y por allí pudo ver que adentro de la casa había pino regado en la casa, iluminado con velas y globos.

Don Ramiro regresó tranquilo. A todo ello el novio y sus acompañantes estaban angustiados. No cabía la menor duda, al novio no lo quería ni en la puerta. Don Ramiro tratando de calmar al novio le dice que tiene un plan. Se para frente a la puerta y dice lo siguiente: ¡Bueno, en vista de que en esta casa no nos quieren recibir, pues nos vamos con todo y nuestras cosas! E incita a la gente a irse. Dan la vuelta, se preparan para irse, convencidos de que no lograron nada. Dan unos cuantos pasos y entonces como por arte de magia se oye el crujir de la puerta y una voz que les dice: Buenas noches, pasen adelante…

Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …