Ir al contenido principal

¿Felicidad en Frascos?


Se dice que los guatemaltecos somos sonrientes y le encontramos el lado amable a todo. En otras palabras que nos reímos de nuestras desgracias, que en eso somos expertos. ¿Lo seremos en realidad? ¿O solo somos expertos en evadirla? Tantos años de represión en este país y ya vemos nuestros problemas como algo lúdico, casi mágico. Realmente yo lo dudo mucho. Nosotros somos ese caso mortal que no queremos aceptar y que pesar del pronóstico nos resistimos a creer que morirá. Que existen los milagros nos decimos constantemente. Ciertamente existen esos casos que de una manera extraña se salvan, pero nosotros no lo somos. Bueno, por lo menos no todavía.

Guatemala sufre por vivir en un fantastilandia, donde todo es posible. Hasta que nos damos cuenta que no es cierto, luego una dosis de fantasía nos devuelve esa sensación de seguridad perdida. Y somos así, una sociedad que se engaña, que no deja su burbuja personal para enfrentarse con el día a día. Por ello nos volvemos indoloros y por carecer de información una sociedad casi iletrada.

Guatemala tiene un caso muy especial. Nos creemos felices, aparentamos ser felices, queremos ser felices, pero muy poco se logra cuando nos evadimos. Cuando el vecino de enfrente nos importa poco menos que un tocino.

La felicidad debería venir en frascos para ser distribuida por todos lados. En las escuelas, en los orfanatos, en los hospitales, en las morgues, en los asilos. Una dosis de felicidad diaria nos haría sentirnos más livianos y dejar la pose de miserables. Entonces la felicidad sería un producto al que todos se volverían adictos. Y se volvería una sociedad de feliciómanos, quienes robarían por una dosis de felicidad, y esa sociedad aparentemente feliz se volvería un estado de tráfico de felicidad, de asaltos a buses para robar felicidad en las bolsas de las señoras de bien. El estado entonces prohibiría la felicidad, la desincentivaría, la distribuiría sólo bajo receta médica. Y allí la felicidad entraría al mercado negro, distribuyéndose por pequeños pusher felices. Los happy-pushers. Al verse topado el gobierno por tanta gente feliz, que tenga la suficiente plata para comprarla a diario por supuesto, por otro lado se vería asediado por quienes quieren conseguirla a toda costa, robándola. Los que no tienen como pagarla.

Entonces el gobierno, prohibiría completamente la felicidad. Un acuerdo gubernativo, que apenas pasó por el legislativo, ya que muchos parlamentarios tenían sus ahorros metidos en la fabricación de la felicidad, dice: se prohíbe a todo ciudadano ser feliz y por supuesto distribuir felicidad. El precio de la felicidad aumentó en el mercado negro y quienes se oponían en el Congreso vieron aumentando sus ganancias. Luego salieron defendiendo la causa. No podemos permitir que nuestros hijos se vuelvan dependientes de la felicidad, debemos a toda costa impedir que sean felices.

Y todos aquellos, en este hermoso país, que se atrevían a ser felices, ya así sea de forma natural fueron encarcelados.

En Guatemala, somos felices evadiendo nuestra realidad, o por lo menos intentamos pasar el agua bajo el árbol, pero según parece, nos mentimos pensando: Ya pasará la tormenta. Cuando esto apenas comienza…

Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…