Ir al contenido principal

Un viejo loco en la Selva



¿Quién de nosotros no tiene una dosis de locura cuando se decide a leer un libro? ¿Quién de nosotros no es tomado como un loco cuando prefiere un libro frente al frenesí tecnológico? ¿Quién de nosotros no disfruta con locura un buen libro? Luis Sepúlveda, escritor chileno, nos regala esta novela, Un Viejo que leía Novelas de Amor, donde la selva es ese personaje principal y los personajes meros artículos decorativos en ella. Ese es el gran mérito en ella. La personificación de la selva que cuenta su historia y su personalidad más humana de lo que creemos. Lo que impresiona de esta novela es la facilidad el texto, sin caer en lo obvio. El dibujo de la selva como una ser vivo, como una forma viviente que coexiste en la selva. En todo caso creo un poco apresurado llamar a Antonio José Bolívar (personaje principal) como viejo loco.

Pero en qué se relacionan los libros y la selva. El personaje principal es un lector apasionado de novelas de amor. Que se sumerge en la selva como un amante empedernido y comparte lecturas con su soledad. Y qué mejor que sentirse acompañado del amor.

Los ruidos de la selva, las formas de ella, toman vida en la novela que nos desenvuelve en un misticismo de la selva amazónica. Por momentos sentimos el olor de ella, el miedo, la tensión y pos supuesto su silencio. Por otro lado los personajes se construyen con una aparente facilidad, pero en el fondo tiene su complejidad humana. Desde los mismos humanos hasta los animales y la selva tienen sentimientos. No están exentos.

Todos los personajes se entretejen para formar el argumento. Desde los habitantes originales del lugar, Los Shuar hasta los invasores colonos, pasando por quienes forman parte del origen del conflicto en la selva, los gringos. Los mismos que llegan y matan a las crías de jaguar. Este mismo animal entonces empieza a cobrar víctimas con los habitantes de la selva. Por lo que se arma una expedición para mantener a raya al animal.

De allí la trama se entreteje de una manera un tanto vertiginosa, retenida por momentos con regresiones que explican el origen de cada historia. De allí la historia atrapa. Mantiene en vilo al lector con todo su argumento.

La novela tiene una dosis alta de conciencia ecológica y denunciante. Por un lado trata de reconciliarnos con nuestros orígenes naturales y por otro dándonos palmadas para que tengamos una dimensión sobre los daños provocados por los desequilibrios ecológicos. Además del aspecto sorprendente de la carga ideológica retratando a los gringos como los invasores, en una clara alusión a la intervención estadounidense durante la historia mundial.

La novela se defiende sola con su sencillez y claridad. Un Viejo que leía novelas de amor, es una novela que retrata a un lector tardío en la selva. Que retrata una conciencia tardía en el mundo. Que nos muestra que el mundo a pesar de lo que creemos es una simbiosis exacta y frágil. Nos da un bosquejo de la personalidad de la selva. En esta novela la selva no es el escenario, es el personajes que se lleva las palmas al cerrar el telón. Una novela que no se puede perder. Haga como el viejo y no deje pasar la vida sin un libro y por supuesto sin amor.

Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…