Ir al contenido principal

Para-Bus

Al llegar a la parada del bus, la vi. Con una chaqueta azul y una bufanda roja. Llovía fuertemente en la ciudad. Me había atrasado unos minutos porque mi jefe me pidió unos informes a última hora. Es costumbre de los jefes hacer ese tipo de cosas. A veces pienso que lo hacen para fastidiar a sus trabajadores. Por lo tanto sabía que tenía que esperar unos minutos en aquella parada. Ella parecía alguien agradable. Aunque su rostro tenía un extraño gesto de lejanía. Todos en esta ciudad están ausentes. Pero ella lo estaba un poco más. Siempre lo he dicho, las chicas bonitas no se meten a problema con tipos como yo. Ella me sonrió, y volvió a su lejanía. Me le acerqué y le pedí un cigarrillo. Realmente pudo ser cualquier cosa, a pesar de que no fumo, no quise parecer mojigato o tonto pidiéndole la hora. He visto que así lo hacen en el cine.

No tengo, pero… tengo frío, respondió. No me esperaba esa respuesta. Si solo había pedido un cigarrillo. Aunque cualquier cosa es buena para hacer conversación. ¿Va para Lomas?
Solo un poco, responde. Ciertamente es muy extraño. La gente suele ser demasiada extraña en estos días. ¿Y trabaja cerca…? yo acá a un par de calles. Allí donde ve el rotulo de Coca Cola. Ella sigue con sus respuestas, Ya casi llego, aunque no tengo prisa… ¿usted tiene prisa para seguir hablando?

Las mujeres bonitas tienen un poco de locura. Belleza-Locura rara. Pero, eso, a no hacer conversación, opté por mantener tan extraña charla. Y aunque nunca había tenido una plática tan anormal, la chica me parecía atractiva como para no seguirle la corriente. ¿y usted tiene frío? Me dice aquella mujer. El suficiente, como para no comer, dije solo para saber su reacción. Sonrió. Vi entonces que su sonrisa era la más linda que había visto. Y no se rió como una desquiciada. Solo sonrió. Eso me dio un poco de alivio.

¿Quiere ir a mi casa? Tengo la cena lista. Solo si pasamos llevando mi gato… respondí, es que se siente muy solo cuando no llego a mi apartamento. Mientras decía esta frase, que pudo parecer atinada a nuestro juego, sabía que no podía hacerme el interesante ante tan provocadora invitación. Pero, qué demonios, el gato puede esperar, le respondí.

Entonces todo listo, lo espero en mi casa para comer, tengo una botella de champagne que nos espera… algunas velas y música ligera.

¿Puedo llevar algo para comer?

Suficiente con que llegue, me responde pícaramente.

La lluvia continuaba en aquella ciudad. El bus donde ella abordará se estaciona. Te espero en mi casa, me dice, no sin antes dejarme su dirección en un papelito. Se sube y me deja un beso en el aire.

Veo la dirección y espero el siguiente bus para alcanzarla. Se llama Adriana, lo dice también su improvisado papel. Adriana, repito. Espero no se me olvide al llegar a su puerta. ¿Qué diré? Hola Adriana, soy el tipo de la parada, venga a hacerte el amor. Je… puede que ni se llame Adriana. Hay gente loca en este mundo y mucha gente más loca que le sigue la corriente.

Tres horas más tarde en una habitación. Hay dos personas, una de ellas es Adriana, está fumando después de un poco de sexo. Se levanta intempestivamente y le pregunta a su compañero

Mañana, ¿A qué jugamos?

Ángel Elías

Comentarios

Koan Resuelto dijo…
Angelicus, esto es de 'When a man loves a wonman', cierto?

Saludos
Angel Elías dijo…
Ve pue... tengo entonces que ver esa pelicula... no recuerdo puede que si. o no? jeje
Engler dijo…
when a men loves a jessica?

Fijese que a usté sí que le saldría ese post!
Angel Elías dijo…
Engler: pues vea que no lo creo... y veo en mi bola de cristal que tendra éxito con la muchachona... así que adelante cabalgante

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín