Ir al contenido principal

Gusaneras


Realmente Guatemala tiene un serio problema mental. Pareciera que la mente es una gusanera que se desborda a cada momento. Cultivamos la cultura de la muerte. Con un amigo terapeuta platicábamos el otro día, me decía que sus pacientes habían disminuido drásticamente. Tal vez, le dije, ya la gente en Guatemala está mentalmente sana. En publicaciones de prensa de días posteriores, da cuenta que el 25% de la población tiene problemas en la mollera. Temo decir que creo que hay más gente perturbada de la que imaginamos. ¿Qué tipo de gente aprueba la muerte como solución a la violencia imperante en el país? ¿Qué perturbación mental tienen las personas en esta Guatemala como para creer que matar reos, mareros, y cuanto hijo de vecina se asome arreglará la situación en Guatemala? Hay que estar realmente desesperado para creer que estas cosas acabarán con la violencia en este país. Y es que, aceptando, que este gobierno, es completamente inepto, en materia de seguridad, no creo tampoco que arreglaría esa imagen matando a diestra y siniestra, tal película de miedo barata.
Los guatemaltecos están enfermos mentalmente. No crecen en un ambiente saludable, con constantes asaltos, secuestros, robos y demás amenazas. Entonces no le queda más que pensar en más violencia. Y se escuchan comentarios como: hay que matar a todos los delincuentes, hay que fusilar y cortarle las manos a los ladrones. Yo en lo personal sostengo que la violencia no debe combatirse con violencia. ¿Acaso 36 años de guerra en Guatemala no nos enseñó algo? Los habitantes de este país tienen serios problemas mentales, su salud pende de un hilo. Está determinada por el día a día.
Entonces a esta sociedad no le queda más que rezar. Opción última cuando ya no se tiene esperanza en nada. Y la enfermedad mental se enraíza más. Y hace de este país, un lugar de sonámbulos, desconfiados y apáticos. La esperanza ante un futuro cada vez se hace más difusa. Y se escapa de la realidad, se crean formas de adormilamiento para no ver las circunstancias que constantemente golpea la puerta. Y entonces se camina como atontado, como no queriendo saber lo que sucede. Se regresa a la casa a encerrarse en la novela de la noche o con la cibernovia.
Guatemala agoniza lentamente. Por el desinterés de todos para ella. Por ello esa enfermedad mental es endémica. Y con el tiempo parece tan normal. Porque todos enfermamos, porque nuestros desvaríos se vuelven tan comunes como la violencia, como nuestra indiferencia. Y entonces los fallos en la azotea, esas goteras llenas de murciélagos se vuelven comunes, normales y hasta necesarias.
Nos estamos volviendo una sociedad con serios problemas cerebrales que vamos minimizando y normalizando. Vemos la sangre como un común y no nos indignamos ya con nada. Nos volvemos insensibles. La muerte es esa dama a la que invitamos a comer todos los días. Y eso nos hará un peor país. ¿Se puede? Ya lo estamos logrando.
Ángel Elías

Comentarios

Engler dijo…
Ya es complicado entender minimamente las reacciones violentas que tenemos. Que 36 años de guerra, que una historia de represión, etc, etc. Es por demás, se me hace como esas propuestas que aparecen en epocas electorales. Este pais en resúmen, está sobrediagnosticado. Lo importante creo, por demagogo que parezca, es tomar acciones. Y eso es lo frustrante. Mientras queda sentarnos frente al televisor y ver, ya no la novela o la cibernovia, no, sino ver en exclusiva en el noticiero de las nueve de la noche, cómo se chamuscan y cómo gritan "esos que bien merecido se lo tienen"
Koan Resuelto dijo…
Definitivamente la accion es lo que toca... la vaina es que es del tipo 'que hago para cambiar esto?' y en este caso no se vale decir 'otros tienen el poder', 'no puedo hacer nada', etc...

Algo como de adentro hacia afuera...

Saludos...
Angel Elías dijo…
Engler... por ahora las relaciones violentas son normales en este país, todo lo queremos resolver a golpes, cuando la desesperación llega el límite de la locura...

Koan; Hay que cambiar,,, es cierto, comparto de que hay que cambiarlo todo para que sea diferente... algo obvio no?

Gracias por la visita mis estimados

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…