Ir al contenido principal

Gusaneras


Realmente Guatemala tiene un serio problema mental. Pareciera que la mente es una gusanera que se desborda a cada momento. Cultivamos la cultura de la muerte. Con un amigo terapeuta platicábamos el otro día, me decía que sus pacientes habían disminuido drásticamente. Tal vez, le dije, ya la gente en Guatemala está mentalmente sana. En publicaciones de prensa de días posteriores, da cuenta que el 25% de la población tiene problemas en la mollera. Temo decir que creo que hay más gente perturbada de la que imaginamos. ¿Qué tipo de gente aprueba la muerte como solución a la violencia imperante en el país? ¿Qué perturbación mental tienen las personas en esta Guatemala como para creer que matar reos, mareros, y cuanto hijo de vecina se asome arreglará la situación en Guatemala? Hay que estar realmente desesperado para creer que estas cosas acabarán con la violencia en este país. Y es que, aceptando, que este gobierno, es completamente inepto, en materia de seguridad, no creo tampoco que arreglaría esa imagen matando a diestra y siniestra, tal película de miedo barata.
Los guatemaltecos están enfermos mentalmente. No crecen en un ambiente saludable, con constantes asaltos, secuestros, robos y demás amenazas. Entonces no le queda más que pensar en más violencia. Y se escuchan comentarios como: hay que matar a todos los delincuentes, hay que fusilar y cortarle las manos a los ladrones. Yo en lo personal sostengo que la violencia no debe combatirse con violencia. ¿Acaso 36 años de guerra en Guatemala no nos enseñó algo? Los habitantes de este país tienen serios problemas mentales, su salud pende de un hilo. Está determinada por el día a día.
Entonces a esta sociedad no le queda más que rezar. Opción última cuando ya no se tiene esperanza en nada. Y la enfermedad mental se enraíza más. Y hace de este país, un lugar de sonámbulos, desconfiados y apáticos. La esperanza ante un futuro cada vez se hace más difusa. Y se escapa de la realidad, se crean formas de adormilamiento para no ver las circunstancias que constantemente golpea la puerta. Y entonces se camina como atontado, como no queriendo saber lo que sucede. Se regresa a la casa a encerrarse en la novela de la noche o con la cibernovia.
Guatemala agoniza lentamente. Por el desinterés de todos para ella. Por ello esa enfermedad mental es endémica. Y con el tiempo parece tan normal. Porque todos enfermamos, porque nuestros desvaríos se vuelven tan comunes como la violencia, como nuestra indiferencia. Y entonces los fallos en la azotea, esas goteras llenas de murciélagos se vuelven comunes, normales y hasta necesarias.
Nos estamos volviendo una sociedad con serios problemas cerebrales que vamos minimizando y normalizando. Vemos la sangre como un común y no nos indignamos ya con nada. Nos volvemos insensibles. La muerte es esa dama a la que invitamos a comer todos los días. Y eso nos hará un peor país. ¿Se puede? Ya lo estamos logrando.
Ángel Elías

Comentarios

Engler dijo…
Ya es complicado entender minimamente las reacciones violentas que tenemos. Que 36 años de guerra, que una historia de represión, etc, etc. Es por demás, se me hace como esas propuestas que aparecen en epocas electorales. Este pais en resúmen, está sobrediagnosticado. Lo importante creo, por demagogo que parezca, es tomar acciones. Y eso es lo frustrante. Mientras queda sentarnos frente al televisor y ver, ya no la novela o la cibernovia, no, sino ver en exclusiva en el noticiero de las nueve de la noche, cómo se chamuscan y cómo gritan "esos que bien merecido se lo tienen"
Koan Resuelto dijo…
Definitivamente la accion es lo que toca... la vaina es que es del tipo 'que hago para cambiar esto?' y en este caso no se vale decir 'otros tienen el poder', 'no puedo hacer nada', etc...

Algo como de adentro hacia afuera...

Saludos...
Angel Elías dijo…
Engler... por ahora las relaciones violentas son normales en este país, todo lo queremos resolver a golpes, cuando la desesperación llega el límite de la locura...

Koan; Hay que cambiar,,, es cierto, comparto de que hay que cambiarlo todo para que sea diferente... algo obvio no?

Gracias por la visita mis estimados

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín