Ir al contenido principal

¿Y la Feria? se fue...


Un grupo de jóvenes se encuentran sobre una maraña de hierros de colores. Son unas torres que ahora deforman lo que hasta anoche era una rueda de colores en la oscuridad. Las ferias son esos encuentros de gente y de ilusiones iluminadas con neón. En ellas se vende manzanas acarameladas, churros con miel, elotes vestidos de mayonesa y parejas paseando su amor. De pequeño me gustaba la feria por sus colores, pero no por sus juegos, la mayoría me parecía intimidatoriamente fríos. Aunque sé decir que me subía a aquellos que no parecían peligrosos y que no enfrentaban retos gravitacionales. Siempre tuve suerte en la lotería. Era el que más ganaba en la familia. Vasos de vidrio, baños plásticos, tazas de café, forman parte del patrimonio familiar gracias a mí y la feria.   

La noche de la feria, todos salen a pasear, a comprar y ver lo nuevo que trae la feria. Y es que durante muchos años la feria traía cosas interesantes y novedosas. Todo en la feria era nuevo, bueno, por lo menos trataba de aparentarlo. Había utensilios para toda la familia. La abuelita compraba ollas y platos, los tíos uno que otro pantalón, las primas un poco de joyas (que aseguraban eran de la mejor calidad), y los niños juguetes de madera.

Entonces la feria era la oportunidad para conocer lo que de otra manera solo era un sueño. La feria fue esa productora de sueños, con sus ronrones de colores, sus sabores a canillitas de leche, manías, elotes locos y batido en batidor de morro.

Al siguiente día queda la resaca de la feria. El pueblo se mantiene somnoliento. Como que le cuesta amanecer. Todas las ventas se encuentran tapadas, con sus mantas de colores desteñidas de tantas ferias que han pasado. Entonces la feria parece triste, luce sin ese maquillaje y glamur de la noche anterior. Parece desvelada.

Entonces se escuchan los martillazos que desarman los sueños, lámina por lámina, madera por madera, caballito por caballito. Porque la feria se escapa, un poco despeinada, bastante cansada. A pesar de ello, los muñecos que servían de diversión infantil aún sonríen. Y con esa sonrisa un poco forzada son subidos a un camión que los saca de acá. ¿A dónde van los de feria? De pequeño nunca supe dónde continuaba la feria. Me parecía un gran enigma. Es que las despedidas son duras.

Los habitantes de la feria, se van con sus dulces de colores y sus juegos de metal a lugares distintos, a hacer felices a niños distintos. Otras voces entonces gritarán lotería, y otras manos recibirán regalos. Otros ojos se encandilarán con el neón de feria.

Todos los años llega la feria cerca de mi casa. Y los desvelos son los mismos, la sonrisa de los muñecos hechos de fibra de vidrio no han cambiado. Parece que no se cansan, pero sí se despintan. Y se escucharán de nuevo los martillazos, las láminas de zinc cubrirán toda la plaza y las luces amarillas, verdes y turquesas, serán parte del paisaje.

Entonces ese pueblo, dormido, aburrido y un poco impresionable, saldrá en búsqueda de los sueños, aquellos que ofrece la lotería, las baratijas, los tiros al blanco y las eternas canciones de los tigres del norte con rifle de aire, donde el Kent y la Barbie, son las sempiternas estrellas del baile.

Ángel Elías

Comentarios

Engler dijo…
La feria nunca se va, ciertamente se han quedado estacionadas en una época que uno ya no sabe exactamente cuál es. Uno llega a las ferias y no sabe si aún es niño o el mismo adulto adulterado desde entonces. Sólo (solo, ya no se tilda verdá) sabemos qué época es cuando escuchamos disparos y súbitamente y a todo volúmen, el éxito del momento...
Angel Elías dijo…
Engler: las ferias se estacionan en el recuerdo y frente a los garages de las casas vecinas... Todo parece igual, las canciones del momento, las luces de colores, algunas caras que vemos allí y que cada año volvemos a ver. Somos esos niños que nos sorprendemos con la feria y uno que otro timo.

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín