Ir al contenido principal

Yo deseo….


Esa tarde llegó a la casa una carta que no traía remitente. Al principio pensé que era una broma, pero, ¿Quién se tomaría la molestia de hacer algo así? Sería mucho esfuerzo para complacer esos deseos. Bueno, realmente, un deseo. La carta era clara, no logré ver quién la deslizó bajo la puerta de la casa. Eres un afortunado… esta carta te concede un deseo, por imposible que parezca  se te cumplirá. Solo debes matar y tu deseo será una realidad…
Aunque parezca ilógico, los deseos de uno, deben matar a alguien. Y es que lo que más deseaba en la vida era que Marina regresara a mi vida. Ese debate entre lo que esta bien y mal ya no va conmigo. Y la muerte entonces… podría ser la mía si Marina no regresa. Aunque la carta no especificaba más, ¿cómo debía ser la muerte? ¿Había que reportarla? No decía nada, por lo que me pareció una idea absurda, al principio.
¿Cómo matar a alguien? Realmente, creo que debería ser alguien que no conozca, aunque si fuera alguien que conociera, creo que sería más fácil. Sabría cuando estuviera solo. Y en ese momento se me cumpliría mi más lúgubre deseo. ¿Armas? Dios, no me gustan las armas prefiero hacerlo más sutilmente… ¿veneno? Creo que tengo que seguir pensando.
La muerte de alguien no es tan fácil como aparenta en los periódicos. Esas muertes son casi inhumanas. ¿Una bala perdida? ¿Un cuchillo? Cualquiera merece algo mejor.
La idea de recuperar a Mariana, me motiva a pensar. ¿Y si no funciona? ¿Y si solo es una mala broma? Acabaré con la vida, sin motivo. ¿Y si en realidad funciona? ¿Si regresa Marina? Creo que sería muy feliz. Pero hare infeliz a una familia. Un dilema…
Sin embargo está en juego la felicidad. Y un deseo supremo de ver a Marina conmigo de nuevo. ¿Qué soy egoísta? ¿Qué no tengo escrúpulos? Eso díganselo al tipo que ahora se pasea con Marina y que sabiendo que andaba conmigo la cortejo hasta que ella se fue con él. ¿Dignidad? Absurdo, es un juego tonto de palabras que supuestamente mi terapeuta usó para que no siguiera sintiéndome mal. La muerte, ronda en mi cabeza… y Marina en un auto ajeno.
Después de una semana, Marina me estaba llamando pidiendo perdón. Según parece la carta en realidad tiene poderes especiales cuando se cumple con sus reglas. No fue tarea fácil matar, fue esfuerzo y noches en vela planeando y ejecutando. El tipo con el que andaba Marina, se fue con una tipa que conoció en un bar que él frecuentaba. La muerte es fácil cuando sus motivos no son tan malos.
En toda la semana escribí cartas a las señoritas del barrio. Escribí como mil, firmadas por el, hasta ese entonces, novio de Mariana. Donde juraba amor eterno a cada una de ellas. Y las citaba a un bar cercano, a una hora determinada. Casualmente yo sabía que allí se encontraba el tipejo ese. Llegaron a la cita unas cinco chicas. Muy pocas creyeron la misiva. Él nada perezoso invita a tomar a todas. Y ellas comienzan con el flirteo. Cuando llega Marina esa escena se vuelve un espanto.
Creo que maté los sueños del tipo con Marina. Maté mi tiempo haciendo tanta carta estúpida y cursi. Marina está una vez más conmigo como ofreció la carta de la muerte. Realmente no me gusta la sangre.
Ángel Elías

Comentarios

Koan Resuelto dijo…
Mano, como conseguís de esas cartas?...

Buena historia, interesante final, casi como 'El entierro' del Gran Moyas...

Saludos
Angel Elías dijo…
Koan: no sé vos, me han estado pasando cosas extrañas los ultimos días---

Cuando nos encontremos un día de estos te la enseño... pero que no lo sepa la gente o me perseguirá por la carta de los deseos.
Klaudia dijo…
Muy bueno! hizo que mi imaginacion volara con esta historia :D me encanto el final
Angel Elías dijo…
Klaudia: me alegra que te haya gustado la historia... todos tenemos el deseo de encontrar cartas asi.

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …