Apofonías X


Corazón: el corazón sana con curitas, agüita de coco y naranjita. 

Alma: es aquella voz que nos dice, que nos conmueve y que con sus apariciones nos asusta. Muchas veces pensamos que ya casi no tenemos.

Volver: dije que volvería, no sé en qué condiciones, ni bajo qué reglas, pero volveré, así sea para irme otra vez.

Andar: esa persecución que nos tiene cansados. Tú huyes y yo te trato de encontrar. Ambos estamos en un lado distinto del corazón. Mientras tú barres yo no logro definir qué me llevaré a la recicladora y qué guardaré para no olvidar.

Fórmulas: existen muchas formas de olvidar. Pero no hay una que no me recuerde que no lo quiero hacer. La fórmula podría ser escapar a lo profundo de la selva amazónica. Pero al llegar he de condenarme a tratar de explicarme porque tanta belleza me recuerda a ti.

Adivinanza: ¿A qué saben tus labios después de tanto tiempo?

Tiempo: la serpiente se mordió la cola… era solo cuestión de tiempo.

Vecinas: esa parte del vecindario que se mantiene al margen de los hechos y solo forma parte de los deseos.

Terrazas: se asoman los pájaros a cantar…. Después de comer y dejan bien sucio

Historias: escogimos un pedazo de vida y lo remendamos con hilo y aguja. Parecía que nada podía fallar. Pero al tiempo, la historia no era más que un retazo muy antiguo que me heredaste porque en tu cesto de ropa nueva, no cabía una historia más.

Distancia: ahora a la distancia somos otros, los mismos, con los mismos males y los mismos sueños. Compartidos en una parte de la historia que parece se escabulle en la penumbra.

Secreto: ¿guardas un secreto? Todo es lo que parece, pero nada es lo que es. Total, todos somos esa ilusión que no entiende que la realidad es más compleja y extraña de lo que parece.

Escapar: has escapado tan lejos que no escuchas que la guerra terminó. Que los territorios invadidos ya fueron devueltos, que la población quiere vivir en democracia, que de los tanques ya no salen balas, solo poesía.

Fórmula pra olvidar: ¿acaso hay algo tan disparatado como eso?

Ángel Elías

Comentarios

Engler García dijo…
Hablando de pájaros, y a riesgo que me condenen al infierno de tempestades ardientes, por hereje... ¿por qué las palomas tendrán predilección por cagarse en las fachadas de las iglesias? Si me condenan, las palomas éstas, irán conmigo.
Angel Elías dijo…
preguntele al padre, aquel vive allí. seguro le tendrá una respuesta más certera que este amigo laico

Entradas populares