Ir al contenido principal

Electoral


Mercedes se prepara para salir. Se pone su güipil, su corte y levanta su canasta. Deja algo de comida a sus hijos. Frijoles es el menú de hoy. Sale de su casa dejando dormidos a sus hijos. Presurosa recorre la empolvada calle de la aldea. Unos perros salen a ladrarle, se escabullen y arman el escándalo entre las cañas que hacen de muros perimetrales, débiles y biodegradables. En la entrada de la aldea hay un bus que la espera. Ya adentro, más señoras. Todas van arregladas. Mercedes encuentra a sus comadres dentro. Platican. Es domingo y la mañana se vuelve más calurosa. En la radio del bus suena música de banda. El chofer usa sombrero y tiene un leve aspecto de vaquero. Usa botas y bigote espeso. Chulea cuando puede a las hijas de las señoras. Ellas solo se ríen o hacen caras de incomodidad. Un hombre se sube y les dice que a cada señora se le entregará una playera, del color del partido. Y algunos afiches que ellos hicieron apoyando al candidato. Mercedes recibe un afiche con la cara del candidato, que ofrece empleo, seguridad y muchas mentiras, piensa.

Aquel hombre de lentes negros, que evidentemente no es de allí, les dice que cuando vean al candidato que está en la foto, griten fuerte. De lo contrario no habrá almuerzo, dice entre broma y en serio. El viaje comienza… el encargado del bus es Jaime, el presidente del comité de mejoramiento de la aldea Quebrada Seca, aldea de donde viene Mercedes. Quebrada Seca se encuentra a 2 horas de terracería del pueblo a donde llegará el candidato. El bus comienza su marcha. Entre empujones, apretones y polvo, mucho polvo. En el camino se entretienen viendo el paisaje. Cada vez que pasan por una comunidad, pasan saludando y gritando insignias del candidato. Todos los niños salen al estruendo de las bocinas de los buses. Mercedes se siente contenta. Pocos veces va al pueblo, y poquísimas de gratis con comida incluida. Don Jaime les dijo a las mujeres que tenían que ir. Que dejaran preparado todo en su casa y que fueran a apoyar al candidato. El alcalde había dicho que agradecieran el servicio de agua potable, y que la mejor forma de hacer era apoyándolo. Que agrado quiere agrado.

Mercedes sabe que el agua es importante, que pasaron casi 10 años para que un tubo de plástico blanco llegara a su casa. Antes iban al río que les quedaba lejos. Se bañaban, pero regresaban otra vez empolvadas. Con las cejas cenizas. Practicando y practicando, aprendieron la canción. Uno, dos, tres… esta vez volvemos a ganar…. Cuatro, cinco, seis… seguiremos con lo bueno… siete, ocho, nueve… las cosas mejorarán… diez razones para votar por Guayito, alcalde en dos periodos y que en ocho años solo ha llegado dos veces a la aldea de Mercedes. En la primera campaña y para inaugurar el chorro en el patio de la escuela, que se llenó diciendo que era la entrada de la modernidad a Quebrada Seca.

Mercedes llegó al pueblo y se bajaron en el estadio municipal, que no era más que un campo lleno de piedras y polvo. Llevaba una cinta en la cabeza del color del partido. Y con la foto en cartón del candidato se daba sombra y por momentos aire. No podían moverse de allí, según don Jaime, porque en cualquier momento llegaba el helicóptero con el ungido.

El calor era abrasador. Un poco de agua que los organizadores entregaban no fue suficiente. Las bolsas de agua no llegan a Mercedes. En aquel lugar había pancartas con el rostro del candidato y sus diputados. El alcalde esperaba con lentes negros bajo el toldo donde se encontraba el escenario. Unas mujeres bailaban en minifalda al ritmo de reggetón, nadie les hacia caso alguno.

Los niños que correteaban tenían los brazos corridos de polvo y sudor. Jugaban en la tierra y algunos se la comían mientras la mamá sufría el lloriqueo de un pequeño en la espalda. El salvador del  pueblo no llega. Han pasado tres horas y a lo lejos aparece un helicóptero. Ya los que niños lloraban por desesperación son callados por sus mamás. Mercedes sabe que no debe traer a sus hijos. No es la primera vez que sucede. El helicóptero se acerca y aterriza en el campo levantando una gran cortina de polvo. Todos los presentes tienen su cucharada de tierra. El motor se apaga y el candidato baja hasta cuando el polvo se ha detenido. Un presentador se sube al escenario. Y motiva para que todos agiten sus banderas y sus logotipos. Mercedes sabe que ya falta poco tiempo para que les den de comer. El candidato camina, casi como un iluminado entre un séquito de guardaespaldas entre las personas. Va con vaquero, botas, anteojos negros y sombrero, para no matar el cuadro con los sombrerudos, habrá pensado.

Se sube al escenario y todos vitorean. Es una algarabía completa. Hombres que levantan sus sombreros, mujeres que bailan, al ritmo de canciones populares alteradas con el nombre del candidato. Un grupo de jóvenes comparte cervezas y agitan sus camisas. Mercedes solo espera entre ese tumulto de personas. El candidato da su mensaje. Mercedes prefiere no escuchar. El sol es sofocante a mediodía. El discurso dura 15 minutos. Se baja presuroso entre la algarabía de sus correligionarios, solo entre ellos. Y el helicóptero se va dejando polvo y nada.

Empiezan a servir almuerzo. Un pan con jamón, Mercedes alcanza. El público se disipa. Ella se va cerca del bus para que no se vaya sin ella. Sabe que le quedan dos horas de camino. Regresa dormida todo el camino al ritmo de los ánimos del conductor. El candidato surca ambiciones en helicóptero, Mercedes surca senderos de sueños hechos de polvo y sudor. El candidato el lunes almorzará en algún restaurante caro de la ciudad capital olvidando a los sombrerudos. Sin saber que Mercedes estuvo allí y que en el mismo país y a la misma hora ella le estará dando de comer a sus gallinas.

Llega a su casa y sus hijos juegan pelota con la cáscara de un coco. Llevan días sin dejarla de patear. Va al chorro, y no sale ni una solo gota de agua. Días después se entera, por don Jaime, que la bomba de agua se quemó, porque el alcalde compró una barata y de segunda mano, para ahorrarse unos centavos.

Ángel Elías

Comentarios

Engler García dijo…
Déjà vu. Así hubiear titulado este post, es más preciso, es que eso de electoral ya hasta cliché suena...
Angel Elías dijo…
Amigo Engler: solo digame en estos paises,,, qué cosa que tenga que ver con lo electoral no es clichè?

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín