Ir al contenido principal

Andrea

Te lo juro, yo no sabía eso. Yo solo hago muecas de risa. -Vos- me dijo, -nadie me daba razón alguna. Es más –me siguió comentando –todos me veían así como raro. Además ¿Cómo localizar a una mujer que me ha dejado con el corazón partido y que se encuentra perdida en la vieja Italia?

Contextualicemos. Rogelio tuvo un amor fugaz con una italiana hace algunos meses. Ella estuvo en Guatemala por un voluntariado. Andrea Mosconi, se llamaba, bueno, eso le dijo ella. Estuvo cuidando niños desvalidos en una guardería en las afueras de la ciudad y este amigo, era jefe de informática. Tenían oficinas contiguas y de vez en cuando platicaban en italiano. Tuvieron un amor loco. Ella, como toda mujer, decidió que ya era mucha la dosis de subdesarrollo en este país y se fue. Rogelio se queda con el corazón hecho trizas, pero con la esperanza de volverla a ver. Hace unos meses me contó que estaba programando un ahorro para viajar a Italia. Ellos mantenían cierto contacto, ella le contaba dónde trabajaba, que en realidad era guía turística en aquella ciudad. Este amigo se fue y hace un par de semanas volvió, la pudo ver y trae fotos con ella. Se ve feliz.

Cuando llegué Roma -me dice, -la busqué en los lugares que me dijo se mantenía, con mi poco italiano y mi rascado inglés me hice apenas entender. Preguntaba en La Plaza España, allí el administrador dijo que jamás había llegado alguien con ese nombre. Esa plaza del siglo XVII fue testigo de la caminata en escaleras buscándola entre los turistas.

El Coliseo Romano, otro punto, donde me dijo que se mantenía, estaba lleno de gente. Fui a la administración para preguntar por ella. Nadie dio una respuesta. No tenían ningún guía con ese nombre.

El Foro Romano era el último lugar que visitaría antes de que se me acabaran los lugares que sabía ella se encontraba. –Yo continuaba conteniéndome la risa –no es para reírse –me dice.  Más turistas, parece que acá los turistas se reproducen cuando les cae agua. Voy a la administración. Me atiende una señorita y le pregunté si conocía si trabajaba allí Andrea. Ella me ve por un momento, ¿usted es latino? Me pregunta en perfecto  español. Claro, le respondo y me sentí aliviado. Si entiendo, me dice, como teniéndome ternura. Acá solo trabaja Andre, me responde. No sé si quiere verla. No, le respondo, yo busco a Andrea, a él no lo conozco. Bueno, ella es la única que responde al mismo apellido. ¿Ella? En mi pensamiento, me digo que el español ha de ser medio complicado como para que la recepcionista confunda los pronombres. Mi nueva y casi única amiga se quedó pensativa por un momento. Para preguntar, ¿Usted sabe que Andrea, acá en Italia es nombre de hombre? Un torbellino de pensamientos se agolpan en la mente y entonces, solo entonces, las piezas de la confusión coinciden. Momentos después llega Andrea, que en italiano es Andre, a saludarme sumamente sorprendida. Aunque creo, no más que yo.

Vos, te juro que no lo sabía. Me insiste.

Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …