Ir al contenido principal

Intimidad

En la actualidad, la intimidad a quedado relegada a una nimiedad. Las nuevas tecnologías nos han acercado tanto que nos vemos nuestros defectos con una exageración exhibicionista. Esto viene a colación porque después de estar unos meses con una cuenta de Facebook la he cerrado.

Las razones son variadas, pero la principal es la fastidiosa necesidad de la gente por figurar. Es un espejo de egolatría y vanidad desproporcionado. Agregándole lo vacío que pueden llegar a ser los comentarios dentro de esta red. Personas a las que consideraba serias resultan ser quienes utilizan la red para llenarla de vaciedades. Yo atribuyo el fenómeno, a la extraña necesidad de expresarse, ya sea por vanidad o por no desactualizar su perfil.

Evidentemente nadie puede juzgar cómo la gente utiliza su tiempo, pero las redes sociales dejan en evidencia lo más oscuro del ser humano, por su exceso de voracidad. Les escarban tanto que terminan por exponerse totalmente.

Las redes sociales como fenómeno de estudio son fantásticas, pero para mí ya fue suficiente. Entonces la intimidad queda reducida a la nada. Somos seres de esos nuevos zoológicos cibernéticos, donde competimos por más amigos, frases más vacías o comentarios sosos. Nos exhibimos para llamar la atención.

Soy un ermitaño cibernético. Prefiero estar en la clandestinidad, ver las cosas desde fuera, como quien visita pero no interrumpe. Porque los secretos y la intimidad está siendo violentada por nosotros mismos. Nos exponemos y dejamos al aire ventilar nuestras vanidades justificándola con contemporaneidad.

Las redes sociales son una herramienta útil como comunicación, creo que lo que queda es escoger mejor los amigos,  aunque con la voracidad de la web, los amigos terminan entregándose al encanto de develar secretos que realmente desencantan.

Buscamos amigos cibernéticos por la dificultad de tenerlos físicos, pareciera que es más seguro tenerlos por una computadora, que juntarse a develarse gustos frente a frente. 


Evidentemente la red reduce distancias, y ayuda de sobremanera. Pero a la larga nos aísla y nos hace vivir un país fantasioso. Ahora hasta hay protestas en redes sociales. ¿Es que acaso puede eso ayudar en algo? Sí, ayuda a sentirnos parte de  algo, desde la seguridad de nuestra casa. Porque expresamos una idea con pulsar un botón. Entonces volvemos una causa cibernética, que con los años olvidamos por ese exceso de información que ya no sabemos controlar.

Nos dirigimos a ser una civilización extraña y muy etérea, poco útil, pero muy práctica. Yo por lo menos aun prefiero la intimidad de los secretos individuales.

De aquí en adelante, quien no tenga perfil en las redes sociales, no es ciudadano del mundo. Entonces yo al igual que muchos me declaro extranjero en este planeta.

Ángel Elías

Comentarios

Engler García dijo…
Estimado,

El asunto de Facebook es como todo en la vida, si esta "medio" es vanal, futil, circense, es porque el sistema lo es. Es solamente una manera de validación del mismo sistema. La manera en la que nos mantienen entretenidos y con una participación simbólica en los temas reales e importantes.

Burdamente y a manera de justificación parafraseo una frase de una canción de Calle 13. "Facebook no me usa, yo estoy usando Facebook"
angel elias dijo…
Estimado Engler:
¿Qué le puedo decir?...a usté le gusta a mí no. De allí en adelante ya no es muy importante

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …