Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de marzo, 2012

Escribir

Escribir ese arte que no entendemos. Pero lo practicamos casi con el consentimiento del inconsciente. No debemos hacerlo pero lo hacemos como queriendo llegar a algún lado, con prisa a veces otras con un poco de paciencia.
Escribir no satisface la conciencia después de perturbarla. Desempolvamos recuerdos, ordenamos unos, tiramos otros. Entonces las letras se agolpan en nuestros dedos y se recorren hasta que tiene forma. No se conforman con estar en la mente, tienen que existir.
¿Cuántas palabras hemos dado a luz antes de morir? ¿Cuántas de ellas nos reconocerán con los años? ¿Las recordamos a todas?
Al final del texto solo queda la satisfacción, algunas veces, de pensar que dimos lo mejor, o lo por lo menos, lo intentamos.
Ángel Elías 

F.iC.ciones

Jorge me preguntó si tenía Facebook, la pregunta no me parece extraña, pero para muchos, mi respuesta sí. No tengo, le respondo. Me le quedo viendo a Jorge como presintiendo su siguiente pregunta, -¿por qué? -Me dice de manera inmediata. Claro es un poco aburrido tratar de explicar lo que me parece más que obvio, esas cosas me aburren.
En serio, ¿Por qué no tienes Face?, insiste. Por F. C., le digo con resignación. Se me queda viendo como si no entendiera la respuesta. ¿La ex miss?, La misma, le aseguro.
Hace unos meses estuve en una de esas fiestas que organizan lo amigos para los desocupados. La novedad es que Erick, un amigo común, quien organizaba la fiesta había invitado a F. C. para la velada. A mí eso de las reinas de belleza no me entusiasma, seguro porque lo más cerca que he estado de una es cuando coronaban a las reinas del colegio. Todos los amigos estaban entusiasmados cuando la vieron, llego con un vestido rojo y un perrito en los brazos. Me pareció simpática ya que se reía…