Ir al contenido principal

Logros ajenos


Recientemente Guatemala obtuvo su primera medalla de plata en juegos Olímpicos. Aunque es un logro memorable deja al descubierto la mezquindad del chapín. La derrota es huérfana, habrá pensado Barrondo al arribar al país y ver a cientos de guatemaltecos en el aeropuerto. Efectivamente el chapín tienen tanta necesidad de victoria por su pasado nefasto que este tipo de logros vienen a ser el bálsamo que ayuda a curar sus heridas de una autoestima social lacerada. La victoria es de todos, pero la derrota es solitaria.

La gimnasta guatemalteca Ana Sofía Gómez anunció su retiro. Muchos se le vinieron encima, alegando la ingratitud de ella hacia el país por no seguir con su carrera. ¿Es que acaso ella no se puede retirar cuando lo desee? ¿Acaso hay que seguir solo por cumplirle los deseos a 14 millones de frustrados? Los chapines de este país no comprenden que a la larga los logros deportivos no son de país, son personales. Ellos son los mismos deportistas que no reciben insumos y los mismos que en su retiro lo único que les dan son las gracias.

Este país parece sanguijuela de éxitos. Absorbe logros ajenos y al satisfacerse se regodea con ellos para luego olvidarse. Muchos deportistas, que han dejado sus mejores años al deporte ahora están desempleados y ya ancianos casi terminan pidiendo limosna. Pero de ellos no se acuerdan los chapines. Solo tienen en mente las medallas y no las personas, porque se atribuyen logros que ni les pertenecen.

Toda la publicidad derrochada en Barrondo debió ser invertida en un fondo de pensiones para deportistas y su retiro digno. Al final Gómez hace lo que su sentido común le dicta, un retiro en el apogeo de su carrera para luego estudiar que la sostenga durante el resto de su vida. Porque en países como los nuestros, donde el Comité Olímpico lleva a familiares para pasear a los países sede, los deportistas son los que menos importan.

El resto de deportistas pasaran al olvido, por la resaca del guatemalteco que le viene después de la victoria. Lo más triste de todo esto es que nos mostramos como malos ganadores. Cuando veía las imágenes en la televisión, veía a burócratas esperando su momento de fama, junto al esfuerzo de caminante de Barrondo. Y es que la clase política se especializa en ser oportunista de primera.

Es ofensivo ver a un presidente junto a Barrondo cuando probablemente ni lo conocía cuando él partió hacia Guadalajara o Londres. O dando palabras de ánimo a los deportistas cuando le da al Ministerio de Cultura y Deportes aportes a cuentagotas. Es insultante.

Cuando ese mismo presidente, Pérez Molina, que saluda junto a uno de los mejores deportistas guatemaltecos le da a su predecesor, Teodoro Palacios Flores, mil quetzales de pensión. Cuando el presidente le da 110 millones de terrenos al ejército y no deja que el arte o el deporte se desarrollen de una manera digna.

Al final de cuentas, este país no tiene arreglo y sinceramente inicialmente no hicimos mucho por repararlo.

Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…