Ir al contenido principal

Un poco de poesía. III


La poesía es ese elemento cautivante que nos hace pensar en lo hermoso que puede ser lo elemental. Quien no se haya conmovido de un poema, no podrá hacerlo con nada. A. es un poema completo. En su silencio decía lo necesario, interpretábamos el mundo a una velocidad únicamente calculable en años luz.

Nos conocimos en una reunión, un libro que cometamos entre amigos que se invitan y tratan de arreglar el mundo. El tigre, fue el libro, la casa de FH el refugio. Ella llegó como tratando de refugiarse en las letras, la vi escabullirse entre mis pupilas, y con tímido buenas tardes, logró darle un zarpazo a mi atención. 

Aquella biblioteca con sillones cafés, un poco de calor, paredes amarillas y ventanales que dan a la calle dan cierto confort. La conversación sigue, ella saca una libreta y apunta lo que decimos, como una periodista o una escribana. Es confuso tratar de explicar qué me gustó de A. Como tratar de entender porque un niño se queda viendo el cielo por horas. 

Ella tiene el libro, había llegado a la reunión anterior, pero no la había visto. Así de frágil es el destino. El amor te sopla el oído lentamente y te susurra casi de manera imperceptible. 

El tigre sigue dormido. Ronronea por momentos. Nada puede evitar que vaya hacía ese punto. Intervenciones cortas, un poco de alharaca y luego silencio. Ese tigre es un dormilón. En mi caso, me parece buena la idea del tigre. Dormir mientras se transcurre el tiempo. Hasta ese día. A.  llegó y quise estar despierto, más despierto que nunca.

Para no perderme detalle del mundo, aunque soy muy olvidadizo, tengo la cualidad de recordar lo aparentemente trivial. El tiempo transcurre rápido cuando te entretienes con algo que te gusta.

El momento se acaba. Dejamos de comentar en la reunión que gira en torno a un libro en aquella biblioteca. Nos tenemos que ir, lentamente a nuestros orígenes. Nos vamos uno a uno. Hablo con ella. Sé que quiero hacerlo. Una adivinanza. Pongo a prueba mis conocimientos adivinatorios aprendidos en meses de ver al Dr House. Parece que funcionan. 

Estudias esto, en aquel lugar, pero estudiaste antes en otro lado. Veo  por su expresión que no he fallado. Entonces allí, en ese momento obtengo, lo que me orilló a quererla. Una sonrisa. Se ilumina el espacio con un canto sonoro. Y entonces, solo entonces la película comienza. La invito a regresar.

A. se va, dejando un aroma que atrapa. Hacía donde. Toda la siguiente semana me pregunté lo mismo. ¿Hacia donde se va el destino cuando te deja? ¿Acaso hay un lugar donde se esconde?

Yo regresé a casa. Entusiasmado por retenerla en mi retina. Me robé su dirección de correo electrónico de la hoja de sus datos. Un hurto descarado y apremiante. Su nombre no podría olvidarlo, no deseaba hacerlo, total, había algo que me cautivó. A… creo que todo lo maravilloso se escribe con A. 

Continúa

Comentarios

Giancarlo dijo…
Senza poesia la vita sarebbe triste e buia!! Buon inizio settimana...ciao
Angel Elías dijo…
Grazie, vita è fatta di buona poesia e il desiderio di prenderlo con le mani

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …