Ir al contenido principal

Cinco segundos



 Habrán pasado días, meses, años o a lo mejor siglos.  Y aunque él había logrado evitar el momento, decidió tomar sus cosas, algunas almacenadas de tanto tiempo dentro de recuerdo. ¿Por qué este tipo de decisiones son difíciles de tomar? ¿Cuándo realmente las tomamos? Agarró el auto, recorrió aquella ciudad tan llena de escombros, aquella parada de bus donde se tomaron de la mano, ese parque donde persiguieron palomas, aquella calle cuando se tragaron las palabras y se las lanzaron en miradas dulces. Esta ciudad fue demasiado pequeña para vivir junto a las añoranzas. Rápidamente cruzó la ciudad desde su casa hasta la de ella. Ella vive en sus memorias. Las calles se estrechan cuando queremos llegar. El cuerpo tiembla cuando se acerca a ella.

Se estaciona frente al lugar. Las personas pasan, una tras otra, y en cúmulos. Nada más los separa que la incógnita de quererse ver. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde el momento en el que rompieron frente al aparador de pan y café? Ellos rompieron el tiempo por un lado distinto. Él solo se llevo la parte que le correspondía con un poco de tristeza antes del fin. El viento soplaba de modo distinto, se enredaba entre los árboles vecinos, se llevan las hojas entre sonidos extraños. ¿Así será la sinfonía antes del fin del mundo? El día se torna lento, como ausente.

No se puede pensar mucho estas decisiones. Se toman de tajo, como presintiendo no morir en el intento, como si se supiera con certeza que se saldrá sin rasguño alguno. Aunque nada le da esa seguridad al corazón.

La entrada, las causas, las excusas, las justificaciones, las lágrimas, la puerta. Un suspiro profundo, como aquellos que se dan antes de sumergirse en el mar. Las malditas contradicciones de la mente y los juegos de lógica. La pregunta obligada ¿Qué hubiera pasado si?... (no hubiera sido cobarde) (no hubiera bajado las armas/e intentado huir en las palabras) (no me hubiera ido tan disipado aquella tarde) (si tan solo, no estuvieran solas estas palabras).

Al entrar aquel hombre sabe que el mundo comienza en ese momento. Que la resolución  de todos sus dilemas se encuentra en el corazón de ella. ¿Estamos predestinados para pensar que la vida se puede arreglar con una sonrisa? Al entrar, a aquella casa, el silencio se apoderó de su mente.  El mundo se detuvo, como manteniendo la cautela de no desequilibrar su cordura.

El silencio en aquellos pasillos del recinto fue evidente. Él solo quería que el mundo regresara mil, dos mil, tres mil días, el día que la conoció y combinar en una poción mágica su sonrisa y el momento. Solo quería que esa sonrisa le perteneciera por unos segundos. Realizar una quimera de tiempo e imposibles.

Aquel lugar vacío no daba señal de vida, era como un gran museo lleno de recuerdos, unos cuadros, saludos forzados, de protocolo. Todo estaba casi intacto y tan desconocido. Porque es un lugar poco común, al que no había regresado, aquel hombre, en mucho tiempo.

Por un momento compartieron edificio, espacio, tiempo, como en los viejos vagones que dibujaron con palabras y que construyeron en un futuro que nunca llegó.

Es hora de partir, sin verla, sin tener la valentía nuevamente, de verla a los ojos. Todavía no es tiempo, pero ha sido hermoso sentirla tan cerca, lo más cercano que se puede estar, antes de sumergirse en aquellos barrancos infranqueables del tiempo sin compartir.

Al salir, cuando cruza la calle, aquel hombre voltea, y la ve pasar, con una blusa roja, por los ventanales del lugar, durante  cinco segundos, fue un hombre casi feliz.

Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…