Ir al contenido principal

Al final del día IV


No fue un buen momento para reconsiderar la vida. Mucho menos mi trabajo, los problemas de siempre. Las cosas no caminan como deberían. Tengo un cable cruzado en la existencia. Algunos problemas familiares que no entiendo. Una que otra pelea con la gente con quien me debería llevar bien.

Al inicio del día, una horrible migraña. No pude ver el sol. Era tarde y al llegar al trabajo las cosas no mejoraron. Nada mejor que el silencio para curarse la vida. Aunque ese silencio es ahora inexistente. El día transcurre entre bocinazos y estridentes melodías.

Toda la mañana fueron de quejas. Todo se acumula al siguiente día. Los problemas se resuelven en el trabajo, ellos nos buscan por las noches.

Al medio día viajar. Nada puede perturbarnos más que pensar que las cosas pueden salir bien. El calor es asfixiante. La radio de la camioneta dice que será uno de los peores veranos que hemos tenido. La ventana del bus hace que el polvo entre arbitrariamente. Nada contiene este día malo. No hay días malos dicen.

Al llegar a mi destino, todo parece opaco, tiene un color naranja quemado. Huele a humo y smog. Huele a ciudad carbonizada. Los automóviles no hacen más que quemar llantas y combustible. Los buses solo son un chorro de humo y hojalata.

El dolor de cabeza no deja de sorprenderme con su intensidad. Parece que los problemas se agrandan cuando tenemos prisa.

Me dirijo a la oficina para dejar unos papeles. Esta ciudad asfixia. Señor, el licenciado no ha venido, me dice una señorita detrás del mostrador, le ruego espere.

En esa sala hay una mesa, revistas que tienen mas o menos 10 años de estar allí. Pasan unos minutos y la gente llena aquella salita que sirve para esperar a más profesionales, doctores, dentistas, oculistas y más istas y ólogos. Los teléfonos suenan de vez en cuando, y me taladran el dolor.

Creo que le licenciado no vendrá, me dice. Venga otro día. Pero, ¿puedo dejar los documentos? No lo creo, mejor venga otro día. Son las 5 de la tarde, parece que el día descansa de tanto calor. Las hojas de los árboles se mecen en los arriates de la calzada al compás del viento.

Tengo que regresarme derrotado. No hay oportunidad para el desasosiego. Lo mejor es encontrar un refugio a la debacle. La noche cae lentamente en la ciudad asfixiada. Parece que la causa de nuestro delirio es la estrepites de la vida y de querer explicarla con nimiedades.  Papeles por entregar, ¿Qué tienen los papeles que justifican tanto sufrimiento? Un fósforo nada más. Un momento menos de vida.

Regreso a casa y dos horas después llego. El dolor ha cesado levemente. Quiero que se acabe el día. Que la noche me absorba por completo, como ese ser que se come todo lo malo del mundo. Quiero que acabe el dolor. Que todo acabe en un bostezo. Tengo sueño.


Recibo una llamada, es A. Su voz del otro lado del auricular me dice: ¿Qué tal tu día? Yo digo, con toda la sinceridad del mundo, muy bien. Entonces  las cosas regresan a su orden universal.


Continúa

Ángel Elías




Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…