Ir al contenido principal

La educación es un derecho y facilitarla es una obligación estatal


Los estudiantes normalistas salen a manifestar y tapar carreteras. Eso molesta a los conductores que les gritan que son unos haraganes. Los estudiantes se molestan más y no se quitan. Los conductores empiezan a bocinar y todo se vuelve un caos. Ya nadie entiende razones del otro.

Pero el meollo del asunto no es eso. Ni que los estudiantes no quieran estudiar o que los conductores se molesten porque no llegarán a su cita. Es más profundo que eso. Por un lado las autoridades gubernamentales y educativas no han querido prestar atención a las peticiones de los estudiantes. Este diálogo de sordos se ha vuelto un descalabre para ambas partes.

Es que el sistema educativo propuesto por el Ministerio de Educación es inviable para quienes debería funcionar. Se propone un sistema centralizado de educación que hace 10 años se venía superando con la implementación de las escuelas normales en los distintos departamentos que promovía generaciones de maestros. Descentralización, como se conoce.

Ahora la propuesta gubernamental radica en educar maestros en sedes universitarias. Pero eso va en contra de toda lógica para desarrollar a las comunidades rurales del país que habían encontrado en las escuelas normales un excelente eje de progreso. En todo el país no hay universidades suficientes como para brindar educación gratuita a quienes quieran salir adelante. Pero la educación normalista sí lograba con sus las más de 20 escuelas normales diseminadas en el país.

El gobierno simplemente no quiere invertir en educación, menos en quienes viven en áreas rurales. Les veta del derecho de a la misma. No es lo mismo ser maestro que bachiller en un área rural. Las familias pobres rurales hacen enormes esfuerzos  por ver a su primera generación, sus hijos,  graduados de maestros en una escuela normal.

Pero, no se le pude pedir que dimensione esa importancia a gobernantes que nunca han carecido de algo tan básico como la educación.

Las peticiones de los normalistas son básicos, acceso a la educación para todos. Tanto para los capitalinos como quienes viven en los departamentos.

El gobierno actual quitó de un plumazo el enfoque multicultural y bilingüe de las escuelas normales. Simplemente porque no lo cree necesario. No cree necesario educar en el idioma materno y con la cosmovisión de los pueblos originarios. ¿Huele a racismo? Del profundo y doloroso.

Los estudiantes normalistas exigen respeto a gritos. Y el gobierno solo les da la espalda. Los normalistas exigen calidad educativa y acceso a las personas de escasos recursos a una educación de gratuita y de calidad.

En aldeas de Chimaltenango, de Quiché, de Huehuetenango familias han cambiado su vida al momento de que un hijo o hija se gradúa de maestro. De ahora en adelante, esa oportunidad de desarrollo profesional, este gobierno se los quita.

Hay que establecer que un proceso de descentralización educativa, estaba encaminada a desarrollar comunidades, que no habían tenido esa oportunidad. Ahora la reforma educativa vuelve la educación un elemento excluyente, exclusivista e imposible de alcanzar para millones de personas que habitan este país mayoritariamente pobre, pero que es gobernado como si no existieran. Simplemente, porque no les importa.

Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …