Ir al contenido principal

Justicia para Guatemala



Foto: contrainjerencia.com

El juicio al exgobernante de facto guatemalteco Efraín Ríos Montt deja en evidencia que todavía hay temas que nunca fueron solventados entre la población y el gobierno. La firma de la paz nunca garantizaba la reconciliación y menos la justicia por los excesos, masacres y menos el genocidio perpetrado en el país.

El juicio, importante en esta época, descubre que las posturas políticas de la guerra fría jamás se dejaron y que la impunidad sigue reinando en países como este. Muestra que con la firma de la paz deseaban que fuera un cheque en blanco para alcanzar la impunidad disfrazada de amnistía.

Mujeres ixiles llegaron a los tribunales de justicia para declarar los vejámenes que sufrieron durante la guerra. Una guerra comandada por Efraín Ríos Montt que, bajo la tutela de la supuesta iluminación divina, ordenó acabar con las aldeas, que según él, colaboraban con la guerrilla. ¿Eso es suficiente para acabar con la vida de una persona, y no digamos de poblaciones enteras? Nada justifica el quitarle la vida a alguien.

Efraín Ríos Montt ahora se enfrenta a un tribunal donde lo juzgan y que habilidosamente sus abogados han ido entrampado con recursos legales. ¿Acaso quiénes fueron ejecutados en sus repudiados tribuales de fuero especial tuvieron esa oportunidad?

La historia en el país la cuentan los vencedores. Y el ejército de este país se cree vencedor. Entonces niega la persecución sistemática de pueblos indígenas para su exterminio. ¿Qué no hubo genocidio? ¿Perseguir a las poblaciones indígenas, quemar sus casas, matar fetos y mujeres embarazadas no es genocidio? Argumentan que persiguieron facciosos que se ocultaban en las poblaciones y los indígenas los apoyaban. Un bebé, ¿cómo puede apoyar a una célula guerrillera? Destruir total o parcialmente un grupo racial o cultural es genocidio. Ellos destruyeron parcialmente poblaciones indígenas y las persiguieron. Las poblaciones indígenas se componen, se entienden y se desarrollan como grupos  culturales. Si se visita una aldea en Todos Santos Cuchumatán, no visita simplemente una aldea, visita un grupo cultural que lo habita. Es un universo cosmogónico maya, una forma de ver y entender el universo. Si eso no es un grupo cultural, entonces se está del bando que piensa que las poblaciones indígenas son atrasadas. Simplemente se es racista hasta el tuétano.

Este juicio devela las verdaderas caras de la derecha y la izquierda de este país. Que la derecha niegue el genocidio, que ellos mismos provocaron, no sorprende. Pero que un grupo que se autodenomina “intelectuales”, salga con un comunicado negado tales atrocidades, es para quedarse boquiabierto.

Efraín Ríos Montt es el chivo expiatorio del ejército que dejó que se le juzgara por crímenes contra los pueblos, aunque no dejara que se le condene por genocidio. Esto debido a que los procesos judiciales contra otros mandos pueden prosperar. Y quien quita, hasta el mismo presidente Otto Pérez Molina puede quedar salpicado con un pasado incómodo.

Muchos coincidimos que este proceso judicial ha puesto en boca de la juventud el tema de la guerra en el país. Que ya era hora que se hablara y se debatiera. Aunque esta juventud adormilada no logra asimilar lo  que realmente pasó en este país.

Pero el verdadero logro deber ser, sin perderlo de vista, que se llegue a juzgar y condenar a los culpables de las atrocidades cometidas contra las poblaciones indígenas de Guatemala.

Ángel Elías

Comentarios

Bien dicho, ángelus. Y si bien el tema resurge y pone al tanto a una ya nueva generación, esa derecha recalcitrante y los intelectualoides, que son lo mi$mo, estan buscado confundirla. Por eso celebro tu post, porque por todos los medios debemos dejar escrita la verdad. Abrazos
Angel Elías dijo…
Juan: estimado, creo que las causas de la guerra siguen latentes y los problemas no se han afrontado abiertamente, se esconden. Eso provoca que no nos entendamos como nación.

Nadie acepta culpas, ni quiere pagar los excesos

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…