Ir al contenido principal

Justicia para Guatemala



Foto: contrainjerencia.com

El juicio al exgobernante de facto guatemalteco Efraín Ríos Montt deja en evidencia que todavía hay temas que nunca fueron solventados entre la población y el gobierno. La firma de la paz nunca garantizaba la reconciliación y menos la justicia por los excesos, masacres y menos el genocidio perpetrado en el país.

El juicio, importante en esta época, descubre que las posturas políticas de la guerra fría jamás se dejaron y que la impunidad sigue reinando en países como este. Muestra que con la firma de la paz deseaban que fuera un cheque en blanco para alcanzar la impunidad disfrazada de amnistía.

Mujeres ixiles llegaron a los tribunales de justicia para declarar los vejámenes que sufrieron durante la guerra. Una guerra comandada por Efraín Ríos Montt que, bajo la tutela de la supuesta iluminación divina, ordenó acabar con las aldeas, que según él, colaboraban con la guerrilla. ¿Eso es suficiente para acabar con la vida de una persona, y no digamos de poblaciones enteras? Nada justifica el quitarle la vida a alguien.

Efraín Ríos Montt ahora se enfrenta a un tribunal donde lo juzgan y que habilidosamente sus abogados han ido entrampado con recursos legales. ¿Acaso quiénes fueron ejecutados en sus repudiados tribuales de fuero especial tuvieron esa oportunidad?

La historia en el país la cuentan los vencedores. Y el ejército de este país se cree vencedor. Entonces niega la persecución sistemática de pueblos indígenas para su exterminio. ¿Qué no hubo genocidio? ¿Perseguir a las poblaciones indígenas, quemar sus casas, matar fetos y mujeres embarazadas no es genocidio? Argumentan que persiguieron facciosos que se ocultaban en las poblaciones y los indígenas los apoyaban. Un bebé, ¿cómo puede apoyar a una célula guerrillera? Destruir total o parcialmente un grupo racial o cultural es genocidio. Ellos destruyeron parcialmente poblaciones indígenas y las persiguieron. Las poblaciones indígenas se componen, se entienden y se desarrollan como grupos  culturales. Si se visita una aldea en Todos Santos Cuchumatán, no visita simplemente una aldea, visita un grupo cultural que lo habita. Es un universo cosmogónico maya, una forma de ver y entender el universo. Si eso no es un grupo cultural, entonces se está del bando que piensa que las poblaciones indígenas son atrasadas. Simplemente se es racista hasta el tuétano.

Este juicio devela las verdaderas caras de la derecha y la izquierda de este país. Que la derecha niegue el genocidio, que ellos mismos provocaron, no sorprende. Pero que un grupo que se autodenomina “intelectuales”, salga con un comunicado negado tales atrocidades, es para quedarse boquiabierto.

Efraín Ríos Montt es el chivo expiatorio del ejército que dejó que se le juzgara por crímenes contra los pueblos, aunque no dejara que se le condene por genocidio. Esto debido a que los procesos judiciales contra otros mandos pueden prosperar. Y quien quita, hasta el mismo presidente Otto Pérez Molina puede quedar salpicado con un pasado incómodo.

Muchos coincidimos que este proceso judicial ha puesto en boca de la juventud el tema de la guerra en el país. Que ya era hora que se hablara y se debatiera. Aunque esta juventud adormilada no logra asimilar lo  que realmente pasó en este país.

Pero el verdadero logro deber ser, sin perderlo de vista, que se llegue a juzgar y condenar a los culpables de las atrocidades cometidas contra las poblaciones indígenas de Guatemala.

Ángel Elías

Comentarios

Bien dicho, ángelus. Y si bien el tema resurge y pone al tanto a una ya nueva generación, esa derecha recalcitrante y los intelectualoides, que son lo mi$mo, estan buscado confundirla. Por eso celebro tu post, porque por todos los medios debemos dejar escrita la verdad. Abrazos
Angel Elías dijo…
Juan: estimado, creo que las causas de la guerra siguen latentes y los problemas no se han afrontado abiertamente, se esconden. Eso provoca que no nos entendamos como nación.

Nadie acepta culpas, ni quiere pagar los excesos

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín