Entre libros y amistad



La labor de escribir significa entregar lo poco o mucho que se tiene dentro del alma. Como desenredar ese rara y confusa telaraña que se tiene en la cabeza. Cuando inicié en la escritura pensaba que la publicación era el fin último de la literatura, ahora, a los años me doy cuenta que la publicación es lo que menos puede importar.

Efectivamente, desde hace tiempo dejé la publicación de poemas o de textos porque simplemente mis escritos cumplen con la labor de quitarme de encima tanto murciélago que danza entre mis más oscuros miedos. Ese trabajo es por sí solo, una meta satisfactoria.

La publicación de libros, no me quita el sueño, menos mis ganas de escribir. Es como un ejercicio mental constante que me hace sentir vivo, que me hace recrear mis ideas desde las más ingenuas hasta las más pesimistas.

Es el juego de la literatura, enredarse en un raro complot de letras e ideas que inicialmente no tienen sentido, pero mientras más se avanza entre el las líneas están toman una forma caprichosa para expresar las ideas más profundas.

Es una tarea extraña del inconsciente que hace al escritor revelar datos de su intimidad literaria que en otras circunstancias fuera mucho más difícil de enfrentar. 

Escribo porque es una forma de recrear el mundo y acomodarlo a la vida, y para al final de los días, esta tome sentido.

Pero para este año, motivado por la amistad que mantengo con los amigos de la Casa del Cuento y empujado por ellos en esta Filgua decidí sacar una serie de libros llamada Textos Zip. Estos contienen unos relatos de mi autoría y se pueden conseguir en el Stan 38 de la feria internacional del libro.

Ángel Elías

Comentarios

Koan Resuelto dijo…
Poeta, no Stan, stand. Saludos
Angel Elías dijo…
Es el "Stand 38" así lo llamamos

Entradas populares