Ir al contenido principal

Blues de jueves

Ese té que preparas sabe delicioso. Un poco por aquella vez que fuimos por esa tetera a una venta de curiosidades y artes extraños, en aquella calzada. Ambos nos perdimos en los pasillos y me decías que te veía de manera extraña. No es difícil verte enamorado. Ambos recorrimos esa tarde los pasillos del lugar, extrañados  por no conocernos mucho aún. Todavía me pregunto qué te ataba a mí. En el mundo poblado de millones de personas, esa tarde querías estar conmigo. Y yo contigo, hasta el fin de los tiempos.

Compraste los ralos de navidad para tu familia, una tetera, unos adornos, otra tetera, nada más extraño que regresar a mundos que nos devuelven las ilusiones. Las ilusiones nacen al final del año. Las personas siempre nos ven extraño, como esa pareja tan dispareja que no pueden ser pareja. Ya me acostumbré. 

Solo veo cuando sonríes por un comentario mío, o te asombras por aquello que no confieso. Aquella tardes fueron doradas y muy nutridas, como ese río que suena armoniosamente ante y se desliza entre los bosques. Eso somos nosotros, ese río que desaparece en la enormidad. Me gusta cómo tomas todo tan a la ligera, con tu cantar casi inocente, pero con una certeza que abruma.

Aquella tarde nos volamos hablando en círculos, construyendo en espacios cerrados, abriendo la posibilidad a lo imposible, nos divertía estar estancados en los sueños. Como aquellos niños que juegan a ser marineros en tierra firme.

Tenías la capacidad de escarbar en donde nadie podía ni quería, entonces retozabas con mis recuerdos, a veces te los quedabas, otras simplemente las encerrabas otra vez y las dejabas casi como las encontraste. ¿Qué te gustaba de mis recuerdos? De los tuyos sé poco, no por falta de interés, sino porque no hay remedio más grande para tu tristeza que ocultármelos.

Aquella tarde, antes de las fechas navideñas encontramos tus regalos, para tus hermanas, para tu madre, para tus sueños, buscamos entre los anaqueles olvidados, entre las rendijas de polvo, entre las causas perdidas, pero encontraste lo que querías, una tetera que no sabía que rea tetera.  Aun ahora le digo tetera y no sé siquiera si lo es.

Tu amor me cautiva y el mío te encierra. Ese es nuestro gran dilema. Parece que no es tan fácil como buscar objetos extraños en tiendas raras, es más complejo que eso, es tener la capacidad de acariciarnos sin tocarnos, de estar juntos sin estarlos y aceptarlo así, sin quererlo. Ese es el caos de nuestros desencuentros. Pero también es el momento, ínfimo, de felicidad total, de invitarme a buscar regalos, que alguna vez quisiera los buscáramos para nosotros.


Ángel Elías

Comentarios

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

Sobre el sentido del humor

Es bien sabido que “el Humor es cuando alguien se ríe a pesar de todo”
Algo que muy pocas personas logran desarrollar a plenitud. Kundera decía algo así en su novela La Risa y el Olvido: la risa más graciosa es la que da risa. Según él, en la risa hay un poco de malicia, una dosis de maldad. Quién de nosotros no se ríe sin malicia. Tenemos algo oculto en el fondo que nos causa esa necesidad de reír.
No con ello, quiso decir que el reír sea malo, sino que no se le toma tan en serio su origen como se debiera.
El sentido del humor, es la capacidad de hacer reía a la gente, sin aparente razón, y es un don. Algo que no todos podemos hacer. Hacer reír, es esa labor quijotesca de cambiar esta realidad deprimente por un arco iris de colores brillantes. Es volcar la mirada y ver el mundo de cabeza, sentir que esa así es como debería estar.
La risa como expresión máxima del humor es imposible separarla de tan noble ejercicio. Además demuestra la nobleza del espíritu y la confianza, quién de nosotr…