Ir al contenido principal

Blues de jueves

Ese té que preparas sabe delicioso. Un poco por aquella vez que fuimos por esa tetera a una venta de curiosidades y artes extraños, en aquella calzada. Ambos nos perdimos en los pasillos y me decías que te veía de manera extraña. No es difícil verte enamorado. Ambos recorrimos esa tarde los pasillos del lugar, extrañados  por no conocernos mucho aún. Todavía me pregunto qué te ataba a mí. En el mundo poblado de millones de personas, esa tarde querías estar conmigo. Y yo contigo, hasta el fin de los tiempos.

Compraste los ralos de navidad para tu familia, una tetera, unos adornos, otra tetera, nada más extraño que regresar a mundos que nos devuelven las ilusiones. Las ilusiones nacen al final del año. Las personas siempre nos ven extraño, como esa pareja tan dispareja que no pueden ser pareja. Ya me acostumbré. 

Solo veo cuando sonríes por un comentario mío, o te asombras por aquello que no confieso. Aquella tardes fueron doradas y muy nutridas, como ese río que suena armoniosamente ante y se desliza entre los bosques. Eso somos nosotros, ese río que desaparece en la enormidad. Me gusta cómo tomas todo tan a la ligera, con tu cantar casi inocente, pero con una certeza que abruma.

Aquella tarde nos volamos hablando en círculos, construyendo en espacios cerrados, abriendo la posibilidad a lo imposible, nos divertía estar estancados en los sueños. Como aquellos niños que juegan a ser marineros en tierra firme.

Tenías la capacidad de escarbar en donde nadie podía ni quería, entonces retozabas con mis recuerdos, a veces te los quedabas, otras simplemente las encerrabas otra vez y las dejabas casi como las encontraste. ¿Qué te gustaba de mis recuerdos? De los tuyos sé poco, no por falta de interés, sino porque no hay remedio más grande para tu tristeza que ocultármelos.

Aquella tarde, antes de las fechas navideñas encontramos tus regalos, para tus hermanas, para tu madre, para tus sueños, buscamos entre los anaqueles olvidados, entre las rendijas de polvo, entre las causas perdidas, pero encontraste lo que querías, una tetera que no sabía que rea tetera.  Aun ahora le digo tetera y no sé siquiera si lo es.

Tu amor me cautiva y el mío te encierra. Ese es nuestro gran dilema. Parece que no es tan fácil como buscar objetos extraños en tiendas raras, es más complejo que eso, es tener la capacidad de acariciarnos sin tocarnos, de estar juntos sin estarlos y aceptarlo así, sin quererlo. Ese es el caos de nuestros desencuentros. Pero también es el momento, ínfimo, de felicidad total, de invitarme a buscar regalos, que alguna vez quisiera los buscáramos para nosotros.


Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …