Ir al contenido principal

Extraño país

Tomado de FB de Eduardo Villalobos.
Hace un par de años nos encontramos en esa calle, era domingo y ya casi la hora de almorzar. Veías hacia algún lugar, nada en específico. Tu vestido largo jugaba con el viento de verano, era largo sonriente, claro, los vestidos en ti, siempre sonríen; solo te faltó el sombrero para recrear la imagen mediterránea del amor. Estabas en aquella esquina, nos abrazamos y nos dimos un beso corto y sin protocolos esa tarde.  Te divisé en la distancia,  y sin que me vieras me acerqué, para que me reconocieras y se te iluminó por un instante la mirada. Aquella esquina, contigo era la representación del amor que te tuve. Muchos meses después te he recordado al pasar por aquella esquina, tú con tus sandalias y yo con tu brazo bajo el mío. Comimos cerca y luego cada uno se despidió.

Son escenas  que se repiten constantemente, con parejas distintas, en casos similares, en la misma esquina. ¿El amor en este país existe? O es solo la ilusión incompleta de nuestro imaginario.

Hoy, en aquella esquina hubo asesinatos. No figurados, fueron reales. Tres personas murieron, unos policías se involucraron en un enfrentamiento con delincuentes. Son también escenas cotidianas, la violencia en su vorágine aplasta los bellos recuerdos de una Guatemala que puede ser mejor. Se roba lo mejor de nosotros y nos vuelve desalmados. Un charco de sangre se acumuló en la misma acera donde nos vimos, y la gente se agolpó para ver aquel espectáculo de sangre. Un cadáver sobre un charco rojo. Es triste que nuestros recuerdos queden resumidos a estadísticas de crímenes. Servidores públicos fallecieron en nuestros recuerdos.

En este país no se puede amar, ni tener un buen recuerdo sin que no esté lleno de sangre. Bien lo dijo el poeta, en este país es difícil amar sin pisar los cadáveres desperdigados en el tiempo.

La sangre ya tomaba un color intenso y a ponerse gelatinosa. Los locales de esa esquina cerraron sus puertas, nadie quería ver la realidad. Las pesquisas acabaron, aquel cuerpo fue llevado en una patrulla, quitaron la cinta amarilla, las personas se diluyeron, y las luces de aquella avenida empezaron a encenderse nuevamente  y los locales empezaron a recibir clientes, acá no ha pasado nada.

La venta de comida rápida, donde sucedió el asesinato abrió nuevamente, y limpió la escena, acá no ha pasado nada. Llegarán otros amantes, se besarán, sonreirán, y acá, en este país no ha pasado nada. 

Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …