Ir al contenido principal

El eterno Gabo

Tomado de Prensa Libre

 
El escritor colombiano Gabriel García Márquez falleció el 17 de abril del 2014 en la ciudad de México, y este año el mundo prepara varios homenajes para recordar la figura del creador de Cien años de soledad.

García Márquez nació en 1927 en la región de Aracataca, departamento de Magdalena, en Colombia, un poblado humilde de producción agrícola y ganadera. Sus primeros años se influenciaron por las historias de sus abuelos, el coronel Nicolás Márquez y Doña Tranquilina Iguarán, que le dibujaban regiones inhóspitas con habitantes peculiares, llenos de relatos fantásticos. “Si alguna vez escribiera esto, nadie me lo creería”, diría años después en su obra La mala hora (1962).

García Márquez, uno de los principales precursores del realismo mágico, tenía claro que la imágenes de su infancia eran tan extraordinarias que apenas cabrían en las más lúdicas historias, entonces en 1967 de su pluma nació Cien años de soledad, en el que “muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía habría de recordar aquella tarde remota en la que su padre lo llevó a conocer el hielo”.

A la edad de 5 años se enamoró de su maestra Elena Fergusson. “Cada vez que me acercaba me daban ganas de besarla; me inculcó el gusto de ir a la escuela, solo por verla”, dijo el escritor en alguna ocasión.

En 1947, durante su juventud, tuvo que viajar a la ciudad de Bogotá para estudiar leyes —profesión de la que nunca se graduó—, un poco más obligado por su padres que por interés. Se encontró con un sitio diferente a todo lo que él conocía. “Una ciudad gris, fría, donde todo el mundo se vestía con ropa muy abrigada y negra”, decía.

A lo mejor, eso llevó a que García Márquez fuera profundamente cálido en sus relatos, a dibujar con añoranza, su viaje en un barco de vapor por el majestuoso y bravo río Magdalena, en Hojarasca, o los relatos de Cien años de soledad, en el que se deshila las siete generaciones de los Buendía en un lugar tan increíble, alucinante, musical y colorido al que llamó Macondo.

Carrera literaria

En febrero de 1954 Gabo se integró en la redacción del periódico El Espectador, donde se convirtió en el primer columnista de cine del periodismo colombiano, y luego en brillante cronista y reportero. Su trabajo que lo consagró en estos oficios fue El relato de un náufrago, en 1955. A partir de allí su vida parecía no parar en ninguna ciudad; fue un viajero por excelencia. Vivió una larga temporada en París, y recorrió Polonia, Hungría, Checoslovaquia y la Unión Soviética.

En 1982 ganó el Premio Nobel de Literatura. En este entonces, al respecto, el escritor mexicano Juan Rulfo dijo: “Por primera vez, después de muchos años, se ha dado un premio de literatura justo”.

Las mariposas amarillas, la cumbia y el vallenato con sabor colombiano siempre acompañaron las letras de Gabriel García Márquez, quien en su oportunidad confesó que el periodismo era el mejor oficio del mundo.

Por Ángel Elías

Comentarios

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín