Ir al contenido principal

Para el 2016



Siempre es un poco complicado comenzar a escribir, por diversas razones. Pero los descansos son necesarios, para remojarse o por lo menos esperar lo que aparece en el tintero. 

Guatemala vive un proceso de enfrentamiento ideológico no visto desde las épocas de la guerra. Hay heridas que evidentemente no han sanado, pero principalmente no parece que vayan a curarse fácilmente. Esto provoca enfrentamientos que más que razonables parecen ideológicos, destilan odio y resentimiento guardado durante más de 40 años. La justicia debe cumplirse, indudablemene, pero si ser verde, morada o azul.

También, el año electoral pasó, a ahora viene el primer año de gobierno de un presidente que tienen pocas posibilidades de enderezar un país que se hunde poco a poco.

El aún presidente Alejandro Maldonado simplemente cumplió con su función histórica de abogacía de la oligarquía local, ¿Acaso esperaban otra cosa?  Se pasó de un status quo a... lo mismo. Luego de las manifestaciones que parecieran que eran un despertar ciudadano,  las cosas se mantuvieron en su status quo, creo que al país le metieron un gol al colocar a Maldonado como vicepresidente a la renuncia de Baldetti.

Ese era el juego desde el principio, un alfil afín para mantener la estabilidad del país para poder seguir manejándolo a su antojo. Darle la caída a Baldetti era casi obligatorio, pero ¿a quién poner para que no se nos vaya de las manos? Maldonado fue una excelente carta, y acertada. Acá no ha pasado nada. Su labor siempre ha sido de conservadurismo que le ha funcionado para mantener una carrera política que lo llevo casi por casualidad a la presidencia de la república.

Creo que la población le hace falta mucho la visión estratégica política necesaria para adelantarse a los pasos de la oligarquía que ha gobernado los últimos 500 años. Realmente el problema de acá no es la corrupción de los innombrables, es una oligarquía e injerencia política extranjera que pareciera toma las decisiones y luego se las endosa a la población haciéndoles creer que ellos realmente fueron quienes tomaron esas decisiones, ve qué hermosa estrategia.

Guatemala es inmadura políticamente (valga las pedradas por las generalizaciones) por eso tienen de presidente a Jimmy Morales, por eso no hay reformas serias, sólidas, lógicas y viables a la Ley electoral y de partidos políticos. La gente saliendo a las plazas logró conocerse, logró encontrarse,  intentar el diálogo, pero con el tiempo pareciera que ese diálogo se quedará en sueño de justos. Y es que ese diálogo debió ser hace 20 años cuando se firmaba la paz, ahora se necesitan otros campos de acción, pero principalmente una visión futurista de país.

Los próximos meses serán vitales para el país. Entender que construir un país no es sencillo, que encontrarse, gestarse y nacer es fundamental para el guatemalteco y entender que el país se construye desde lo que creemos bueno, ahora ese es reto, ¿que es lo que creemos bueno para el país?. Ahhh los bemoles de la democracia.

Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …