Ir al contenido principal

Creo en la búsqueda de la justicia y la verdad



Foto: Rodrigo Abd / AP

Guatemala tiene heridas abiertas muy grandes, profundas y sin sanar. La reconciliación de las partes enfrentadas en la guerra no podrá ser hasta que se dejen las posiciones políticas de los años 70, en otras palabras, el radicalismo de la izquierda y la derecha no deja que se puedan sentar y pedir justicia, en ambas partes.


La historia no se puede negar, ni se puede decir que acá no hubo una guerra cuyo saldó fueron miles de víctimas, tampoco se puede negar juicios justos en los que los acusados puedan defenderse, explicar sus razones y lograr una sentencia. El problema radica en que cada una de las partes cree tener la razón. Guatemala se vio involucrada en una guerra en la que tuvo, después de la década de los 70, una guerrilla nefasta y un ejército atroz. Claro, en ambos bandos hubo gente buena, convencida en que estaba haciendo lo mejor para el país, es indudable. Por eso está la justicia, para encontrar la verdad y aceptar los errores. 


En la actualidad, los activistas de redes sociales (en ambos bandos), los que creen que la historia se escribe solo de un lado, los que piensan que ensañarse contra la otra parte es lograr la justicia, pululan tratando de explicar lo que no entienden. Por un lado una derecha pareciera que justifica las matanzas y desapariciones por establecer el estado de derecho que no existía. Mucha de la derecha tiene el problema de no recordar bien la historia, y no es completamente su culpa. Ellos vivieron sumergidos en una burbuja creada para protegerlos –lo cual entiendo-  para que no vieran la cantidad de atrocidades que dejaba la guerra.


Por el otro lado, mucha de la izquierda actual desconoce la historia, es una romántica de las luchas sociales y la reivindicación de un pueblo que pareciera que no tiene rostro, que pareciera es solo una justificación para derramar fuerza. La izquierda de la década de 1980 fue un infortunio histórico en el país y no hay por qué sentirse orgulloso de ella. 


Yo perdí familia en la guerra. Un abuelo y un tío que no conocí por que el ejército los agarró y los asesinaron, esto por consecuencia de una izquierda retrógrada que en sus afanes de poder no midió las consecuencias y persecuciones que sufrió la población, a la que dejó vulnerable y esa izquierda que ahora parece tener amnesia de lo que realmente sucedió.


Yo me considero de pensamiento de izquierda, pero no de la infame que tiene este país. Tampoco me considero de la corriente new age del ala progresista en el país, porque temo que no conocen lo suficiente qué sucedió en la guerra, ni del país. Claro, no la deben saber, muchos de ellos no la vivieron. Tampoco comparto con la derecha que repite los discursos del miedo a los comunistas o Fidel Castro de una Cuba que el peor “peligro” lo representó hace más de 30 años.


Yo soy del ala que espera justicia, que espera ver a cada persona que empuñó un arma para matar al otro enfrente a los tribunales, sea quien sea. Soy de las personas que no le interesa los añejos discursos socialistas o los arcaicos argumentos de derecha. Yo pertenezco a ese ínfimo grupo de personas que quiere tomar partido por la verdad, por encontrar a sus parientes perdidos, porque la memoria no quede impune, pero principalmente de aquellos que queremos reconstruir el país buscando que la muerte no quede sin castigo en Guatemala, ni antes ni ahora. 

Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …