La carta



“Si tuviéramos que envolvernos en polvo de estrellas te aseguro que nada malo nos pasaría porque las estrellas brillan en la oscuridad más absoluta y tú querida mía, iluminas cada resquicio de mi existencia”, claro eso le escribí en aquella carta que no tuve el valor de entregarle por timidez. Ahora, a los años, te veo como quien ve a una enamorada por primera vez y recuerdo el sentido exacto de cada una de las palabras escritas, en aquella carta que luego de algunos años te entregaré.

Comentarios

Koan Resuelto dijo…
le valor.. ¿ahora francés?

Entradas populares