El tema de la patria




Nunca me gustó desfilar el 15 de septiembre. Me parecía tan arcaico y tan poco patriota. De pequeño nunca logré relacionar el valor nacional con un desfile, en la actualidad tampoco. Pero mi espíritu irreverente estuvo presente desde pequeño. No marché (porque sí me obligaron a ir al desfile), solo iba caminando hasta que los maestro me regañaba, eran otros tiempos, tiempos previos a la firma de la paz. 

La asociación de la nacionalidad estuvo siempre ligada a las marchas militares y al desfile, al saludo uno y el choque de tacones, no estuvo relacionada a la historia o a la identidad. Y ese es un problema porque se ve a la nación como un ente ajeno, castigador y corrupto. No se asocia a una forma de maternidad que debería tener la patria. 

Con los años aprendí que la identidad, mi identidad  estaba ligada más allá del himno nacional o el ondear del azul y blanco. Estaba ligado a mis orígenes, a mis retornos, a mis amigos, a mi familia. La patria no es un conjunto de normas o reglas que le pertenecen a un territorio. La patria es lo que nos une a un lugar, ya sea Guatemala o China. Acá tenemos a los pares, tenemos lo que nos une a un pasado. Este no es el mejor país del mundo, es el lugar en el que dejamos enterrados nuestros recuerdos y ya dependerá de ellos llevarse el título de mejor.

Ángel Elías

Comentarios

Entradas populares