Ir al contenido principal

El Día de Guadalupe en Guatemala



Foto: www.revuemag.com

Yo no estoy de acuerdo con que vistan a niños con trajes indígenas para la fiesta de la Virgen de Guadalupe como tampoco me estoy de acuerdo con que me llamen chapín. 


Hay cosas que no se pueden cambiar, pero deberían. La celebración de la virgen de Guadalupe en Guatemala tiene sus particularidades. Todos los años se visten a los niños con trajes regionales guatemaltecos como un homenaje a la virgen y a Juan Diego, el indígena que supuestamente fue quien la vio en el cerro Tepeyac en México.


El uso del traje para esta celebración se le llama travestismo cultural, cambiar culturalmente para aparentar ser otro. Claro, este tipo de “cambio” solo es momentáneo y no lo hacen los adultos, solo los niños.


Los estereotipos fundados en este tipo de cambios  son evidentes. Las niñas salen vestidas como indígenas con diademas que llevan canastos con frutas en la cabeza, como si las mujeres indígenas solo pudieran llevar canastos para el mercado. Y los hombres se les pintan bigotes y barba, al mejor estilo de las películas mexicanas para aparentar una distancia prudente entre el ladinismo y lo que ellos consideran cultura indígena.


No tengo nada en contra de las tradiciones católicas, una vez esta no contenga alguna carga que clasifique, en este caso, a los indígenas bajo ciertos parámetros. El guatemalteco mantiene una distancia prudente con su pasado indígena, y este es el único día en el que abiertamente “valora” la cultura maya, y encierro entre comillas el término valora, porque en realidad es “exhibe”.


Es permitido este 12 de diciembre, cuando el resto del año reniega del pasado indígena y busca hasta por debajo de las piedras su linaje español. ¿Qué sucede después de este día? Los trajes pasan a formar parte del inventario de las cosas que jamás se vuelven a usar, que quedan en el olvido, como queda escondido el valor de la cultura maya guatemalteca.


La cultura fue solo un instrumento, un show que recuerda al mundo occidental/mestizo que hay mayas y que les pertenecen. Son frecuentes comentarios como “nuestros indígenas”, “nuestras ruinas mayas”, “nuestros trajes”, expresiones que parecieran hasta paternales, pero que en el fondo están tapizadas de 400 años de marginación y sentido de propiedad sobre el indígena guatemalteco.


De todo esto ya no nos damos cuenta, porque de alguna manera el racismo, el clasismo y la discriminación de la clase dominante hace que esas cosas se vean insignificantes y hasta válidas.


Al final, en Guatemala es complicado el tema del racismo porque es un elemento muy permeado en la idiosincrásica y muchas de las actitudes de los “chapines” son consideradas normales por hacerse así durante siglos. 

Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…