Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de marzo, 2017

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

La luz que aún resplandece de Méndez de la Vega

El 8 de marzo, además de recordar el Día Internacional de la Mujer, se cumplen 5 años de la muerte la poeta guatemalteca Luz Méndez de la Vega, escritora, periodista, intelectual, académica y una de las propulsoras del feminismo en Guatemala.
Luz Méndez de la Vega recibió el Premio Nacional de Literatura en 1994, ella una de la principales voces femeninas y académicas de la lengua dejó un gran legado literario para Guatemala, y que por diversas razones no ha sido valorada como tal.
Poseedora de una pluma impecable, basada en el amor, la reflexión, la muerte, la esperanza y el desencanto. Méndez de la Vega no deja poemas simples, son metáforas de vida, de libertad y de fortaleza.
Porque eres viajero
mi amor siempre tiene
dolor de adioses.

Un día te irás.
Pasajero huésped,
te esconderán otras caras,
otros nombres 
y otros brazos.

Sus poemas son historias, son derrotas y batallas. Luz Méndez de la Vega no teme verse frágil ni impotente ante el destino, ante sus desatinos o sus aciertos. E…