Ir al contenido principal

Desde Guate...

Curioseando por la lectura.
El primer acercamiento con la lectura debe ser más curiosidad que obligación. Realmente uno se debe acercar a los libros movidos por el juego de letras que en él se dibujan. Todo para descubrir los diferentes mundos que se trasladan a través de esa maravilla a la que llamamos lectura.
A mucha gente ha inquietado el bajo índice de lectura dentro de los alfabetos en Guatemala. Aunque puede preocupar que la gente no lea y alegar que existe falta de interés del gobierno por no promover el hábito sano de la lectura, debemos preguntarnos ¿Debemos leer porque se nos obliga o porque descubrimos ese arte?
Pero realmente en ninguna parte de las leyes universales (si es que existen) dictan que quien no lea debe pasar la eternidad en el inframundo. El placer de la lectura es un proceso gradual, es un derecho adquirido, no una obligación por cumplir.
Ahora, seamos claros, el hecho de saber que vivimos en una sociedad que no lee (que no es novedad) aún no resuelve el problema. A mucha gente, por supuesto que les tomó por sorpresa, pero ¿en realidad harán algo por cambiar esa situación? Ellos ¿se consideran dentro del porcentaje que no leen? Entonces ¿qué harán?
Este hábito no se cultiva por el grito exacerbado de una encuesta, ese grito que refleja de alguna manera nuestra pobre situación y que ahora además agrega otra preocupación nuestra sociedad.
Aunque en realidad hay mucha gente vive, o por lo menos da esa sensación, despreocupados por no leer algún libro. ¿Eso en realidad es tan malo como parece? Muchas personas viven, y digo la mayoría, sin haber tocado nunca un libro desde que salieron de estudiar. Entonces ¿Eso los hace infelices? ¿Los hace infelices no haber leído un poema de Pessoa o la narrativa de Dostoievski?
Talvez leer la novela de Cervantes no soluciones nuestros problemas, pero ¿Quién dijo el Quijote y su amigo Sancho no son el reflejo de nuestras debilidades y fortalezas más comunes?
En realidad mucha gente no ha tenido mayor contacto con los libros si es que han tenido educación formal, pero aun no explica su poco interés por los libros. Deseo aclarar que no pretendo justificar el poco hábito de la lectura. Deseo hacer patente que el leer no debe tomarse una obligación. Sino como una decisión personal. La formación constante del lector como herramienta fundamental, pero igual no podemos sacarnos un lector de la manga. Como tampoco no podemos sacar un deportista en un país que se cae de hambre; para los dos problemas se deben formar las condiciones necesarias.
Mucha gente se acerca a la lectura por medio de una curiosidad que se mueve en sus interiores, entonces sabemos que la curiosidad es el motorcito que puede mover al mundo de la lectura.
La curiosidad nace del interés que existe por algo. Se fortalece la lectura si algo nos atrae, como conquistar a la mujer que nos fascina. Uno se acerca, la observa, entra en contacto, ya sea visual o físico, para después compartir aficiones y balancear posibilidades. El amor por la lectura puede surgir en cualquier parte, y hacernos felices con su compañía, solo es cuestión de elegir bien el libro, como se elige a una gran pareja. Solo que a veces es un poco más barato.
Angel Elías

Comentarios

mark dijo…
Sandisk PSP 2GB Memory Stick Duo
I've been watching for this bad boy to appear on Amazon, with no luck yet. So here is my dilemma: should I get the iPod Nano, or wait and get a 2 GB Duo card for my PSP? What I have been told it that the ...
Mark,

If you get a moment, you might like to vist my site:
google sitemap video
Ruth Vaides dijo…
LO MESMO DIGO YO, VOS NITO, QUE AQUI NO LE ATINAMOS A NI PURA ESTACA, PERO ASI SOMOS LOS CHAPINES. HAY TE LLAMO DESCUECITO, CHAU, CHAU.
i thought your blog was cool and i think you may like this cool Website. now just Click Here
ruthvaides dijo…
Y SEGUIMOS CON LO MESMO, HAY LE ENCARGO VOS ASTÉ QUE VAYANOS CAMBIANDO HOMBRE, CADA VEZ QUE VENGO LO MESMO Y LO MESMO, Y EL LA PURETITA VERDÁ, HAY NOS VIGRIOS AL RATO.

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín