Ir al contenido principal

Guatemala desde las alturas


Elías Canetti siempre desconfió de la masa, la creyó con falta de criterio para reflexionar. Su presupuesto era “cuestionar lo que la masa hace”. La subida por la vida fue una actividad donde se reunieron miles de personas para subir el volcán de agua en Guatemala y hacer una cadena humana desde su base hasta su cráter, ¿la razón? Detener la violencia.

Los actos simbólicos del guatemalteco son curiosos, realizan actividades para evadir su realidad. Jóvenes escalaron la montaña y no se dan cuenta que Guatemala es una sociedad violenta medular. Y que actividades como esa no contribuyen en nada al freno delincuencial, sino que solo sirve para narcotizar a la sociedad. Aunque he escalado muchas veces el volcán, no me ilusiono que con eso contribuyo a un mejor país. Se contribuye desde el trabajo, desde la erradicación de la corrupción, desde la participación social, la denuncia, el apoyo a personas con verdaderas necesidades. No en actos simbólicos de convocatoria masiva para sentirse parte de un “algo” inocuo e inexistente.

Siempre he creído que el guatemalteco es experto para engañarse. Pero lo más interesante es que le gusta hacerlo. Podrán tirar escopetazos por estas palabras, aduciendo que es un principio, que es mejor hacer eso a criticar, que están tratando, por lo menos. Puede que los argumentos tengan razón. Pero ciertamente están trabajando con herramientas erradas. No es un principio porque es el camino equivocado. No es participar en algo, porque ese algo no lleva a ninguna parte, más allá de pertenecer a un movimiento mediático y casi sin sentido.

En el lugar se repartieron bolsas con agua, galletas, comida de los patrocinadores que vieron con buenos ojos que su marca esté en un “magno” evento. ¿Por qué las colaboraciones no se hacen anónimas? ¿Mercadotecnia? Todos tienen que ganar, dicen, bueno ¿ganar qué? ¿Cuántos colocaron en su facebook fotos de la subida en el volcán para sentirse In? Todo para formar parte de un movimiento que nace de propuestas vacuas hacia problemas reales y profundos. ¿Si tuvieran un pariente moribundo subirían al volcán a tomarse de la mano para que se salve o lo llevarían a un hospital?

Hay dejar de ver a Guatemala como un ente flotante, hay que verlo como un ser más que tiene problemáticas sociales enraizadas en corrupción y que gracias a que los ciudadanos cierran los ojos todo continua igual.

La masa no piensa, decía Canetti. Son como los borregos. Son empujados hacia donde la publicidad los lleva. ¿Ese esfuerzo no quedaría mejor  en brigadas de voluntarios para sacar de la desnutrición a niños de Santa Bárbara en Guatemala, donde hay estudios que indican que es uno de los municipios con mayor grado de desnutrición en Latinoamérica. ¿Cuántos de los que subieron al volcán sabían siquiera que existían Santa Bárbara?

En la cima del volcán dibujaron un corazón que fue fotografiado por helicópteros de periodistas extranjeros. En Huehuetenango hay un niño que muere de desnutrición o una mujer que muere durante el parto. Eso parece que se olvida. Como toda la historia de este país. Una población joven manipulada, ciega, tartaja y a veces atontada, que cree que hacer nación es dar el “me gusta” en su red social favorita. Es triste, pero ese grupo de insensibles y sensacionalistas jóvenes nos gobernarán dentro de algunos años, poco consientes de la realidad de un país que lentamente se desangra.

Ángel Elías

Comentarios

Engler Garcia dijo…
Y encima, cobraron. Que dizque iban a donar la plata para organizaciones que trabajan para erradicar este problema. Pero saber, estas son las horas que, ni en la página de los organizadores, ni en algun medio en sus secciones sociales, porque dónde más pues, hay noticias al respecto. En fin, una estafa a la conciencia y una al bolsillo de los ingenuos y de paso, al pais via impuestos. "Los donativos son deducibles directos al ISR..." Y así. (Quiera a su país o´mbre y deje la criticadera)
Angel Elías dijo…
Engler: yo pensé que iba a decir, "y encima me cobraron".
Efectivamente todos colaboran pero no saben para qué. Es la parte triste de la historia que se repite constantemente en países bananeros y tropicales como los nuestros, o los suyos, o los de ellos

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…