Ir al contenido principal

El país de la fantasía



¿Realmente qué país tendremos dentro de unos años? Es una pregunta difícil, si comenzamos diciendo que las bases de la nación se basan en una ficción elaborada tan detalladamente que ya parece realidad, pero lo más trágico, que ya se toma como correcta.

En esta semana un grupo de manifestantes tomó las calles aledañas al Congreso de la República exigiendo cambio a la Ley de partidos políticos, cosa que me parece un buen paso para la construcción de una sociedad democrática, pero principalmente para que los ciudadanos comprendan de una vez por todas que vivir en democracia es hacer lo que la mayoría dicta, en iguales condiciones y oportunidades; no es imponer su voluntad patriótica a otros.

La primera noche pasé justo por el sitio de las manifestaciones, con toldos y equipos de sonido, tenían a varias personas pernoctando. Los organizadores mantenían una lista que pasaban en la tarde y en la mañana para saber quiénes estaban. Del otro lado de la calle un grupo de universitarios tocaba canciones de protesta social. “Que triste se oye la lluvia/ en los techos de cartón. / Que triste vive mi gente /en las casas de cartón.”, es escuchaba como un eco del pasado setentero, que al final no ha dejado de ser realidad.

A unos pasos de ellos, una pareja joven indígena, estaba tumbada en una de las calles, con petate y unas frazadas, entre ellos un bebé. Esto invita a reflexionar sobre cuál es el verdadero papel de las comunidades indígenas frente a la coyuntura. ¿Realmente es justo que un niño se exponga de esa manera por los intereses de una reforma electoral? A los universitarios les hablé para saber si se podía hacer algo, ellos no se inmutaron y continuaron con su concierto. ¿Es realmente el tipo de ciudadanía que se está formando? Una sociedad indolente, enamorada de ideas revolucionaras caducas y  creer que están haciendo algo por el país cuando no mueven un dedo por el prójimo.

Si el niño se enferma de neumonía, ¿los “revolucionarios” le comprarán medicina y lo llevarán a un hospital? Estamos frente un verdadero dilema. No dudo que existan profesionales honestos y capaces, pero a veces pareciera que sobresalieran los “líderes de izquierda o derecha”, que se llenan de una verborrea que espanta, pero que a la vez encandila a las masas. Es fácil ponerle la culpa a alguien, al estado, a Otto Pérez Molina, pero realmente ¿qué estamos haciendo para mejorar este país?

Guatemala  necesita educación como una pieza fundamental para el desarrollo. Educar para el futuro, conocer para conocernos. Las necesidades del estado están relacionadas directamente con nuestras carencias obvias y de eso pocos  se salvan, porque universitarios o no, revolucionarios o libertarios, nos criamos en un estado racista, discriminador y poco culto. Entonces allí está la verdadera lucha, la verdadera marcha, contra nuestra ignorancia, contra nuestros estereotipos, contra nuestra indiferencia, contra nuestra desigualdad, contra el racismo. Allí nacerá la verdadera indignación. Como diría el poeta francés Jean Cocteau: “No se debe confundir la verdad con la opinión de la mayoría”.

Ángel Elías
*Con unos vecinos le conseguimos un lugar digno para que la pareja con su bebé pasaran la noche.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…