Ir al contenido principal

El objetivo de la vida


Hace algunos días visité a una amiga cercana para platicar un rato. Con ella platicamos de todo y de nada la vez. Con el pasar del tiempo y mientras divagaba nuestra conversación me preguntó: ¿Cuál es el objetivo de la vida? Ciertamente esa pregunta me toma por sorpresa, teniendo en cuenta hablamos de su carrera como abogada. ¿Qué hacemos en esta vida? La complejidad de la pregunta, pretende ponerme en problemas, recurso utilizado muchas veces por ella para hacerme sentir vulnerable.

¿Qué hacemos en esta vida? A veces pareciera que nos comprometemos en un plan altamente elaborado para justificar nuestra existencia. Para unos, alcanzar a Dios, otros para descansar en el paraíso santificando la duración a una eternidad de placeres. ¿Qué hacemos en esta vida? En todo caso es tratar de decir y de amamantar la esperanza de un porvenir. Ese futuro sellado para nosotros. ¿En realidad, qué hacemos en esta vida? me preguntaba insistente.

La pregunta no es simple. Aunque en realidad la respuesta debería ser de lo más fácil y cualquier individuo en esta tierra debería tener la respuesta en la boca. Pero no es así. Preguntar ello no es tan sencillo. Pocos o nadie sabe qué hacemos aquí. ¿Un plan divino? ¿Un plan maestro? ¿Nada? Ciertamente esta última respuesta es la que más miedo provoca. El miedo a la nada. Y ¿si en realidad no hay plan? Si en realidad no tenemos un plan determinado para vivir. Si no tenemos objetivo en esta vida. ¿Qué tan malo puede ser?

Y no es que me asuste la responsabilidad de no ser nadie en la vida. Creo que en todo caso tenemos el miedo de ser alguien en la vida. Que seamos ese que no queremos ser. ¿Si no tenemos nada más que la existencia? Ella arquea las cejas al escuchar la respuesta. Y puede que sea cierto. Puede que el destino en nuestra vida sea más simple de lo que creemos. Y hemos sobredimensionado nuestra labor en este lado del universo. Para los griegos la vida se resumía a la búsqueda de los placeres para la felicidad. Pero, ¿Qué es la felicidad? Esa dama que huye cuando la queremos alcanzar. ¿Alguien es completamente feliz? Perseguimos la felicidad toda nuestra vida y nunca la alcanzamos. ¿Y si en realidad no la buscamos en el lado adecuado? ¿Si en realidad la felicidad nos persigue y nosotros buscamos su sombra sin dejar que nos alcance?

¿Cuál es el objetivo de la vida? Tal vez es más simple de lo que creemos. Tal vez no existe ese objetivo de la vida. Eso no implica que no podamos estar satisfechos. Pero al no tener que buscarla, podemos detenernos a oler las flores y así no desperdiciar así este paso por la vida, que tan corta nos queda.

El objetivo de la vida no es más que esto. Disfrutarla lentamente. Sin pies ni cabeza. Porque es acéfala, es simplemente la vida.

Ella me dijo que estaba loco.

Ángel Elías

Comentarios

Enrique dijo…
Buena reflexión.

¿Un plan divino? ¿Un plan maestro? ¿Nada? Ciertamente esta última respuesta es la que más miedo provoca.

Sin duda. Yo pienso que "nada" es la respuesta más acertada. Comparto tu conclusión.
Angel Elías dijo…
Gracias por la visita Enrique, de alguna manera las cosas suelen suceder de la nada y salen mejor.

La nada como ese complemento que no te desepciona jajaja

un abrazo
Goathemala dijo…
Angel, de loco nada. Recuerdo una anécdota donde a Pessoa le plantearon la misma pregunta y su círculo de amistades resumía que el objetivo de la vida era la búsqueda de la felicidad. El poeta dijo que eso era lo más soso que había escuchado que, al menos para él, estábamos en la vida para crear.

Un abrazo.
Angel Elías dijo…
Crear aunque sea desastres jajaja Gothe. que bien que regreses por aca espero visitas mas seguido.

El objetivo de la vida, preguntas, preguntas.

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …