Ir al contenido principal

Libros y sonrisas

Ella tenía claro lo que deseaba. Estar con él. Javier le compartía libros en las paradas de los buses y durante el almuerzo cuando se encontraban.

Rebeca vendía galletas en un puesto informal en la calzada más bulliciosa de esa ciudad. Javier cuidaba carros de lunes a lunes. Descansaba los días que estaba enfermo. Ambos se querían, con ese cariño que solamente nace en las ciudades llenas de adversidades. 

Compartían sueños, galletas, almuerzos y libros.

A ambos les daba tiempo para leer, entre las ocupaciones diarias, entre los traileros y los asaltos. Imaginaban cosas que no existían. Dibujaban historias llenas de color, que luego dibujan en el asfalto del puesto que cuidaban.

Rebeca llego a terminar la primaria, gustaba de los cuentos e inventaba historias que terminaba con sonrisa. Javier era bachiller, ¿Qué hace un bachiller cuidando carros? ¿Qué hace un genocida gobernando un país? En países tropicales las cosas no tienen explicación.

Su amor surge por compartir espacios de la calle. Ella estaba en la banqueta contraria y él cuidaba carros en la calle de arriba. Con el tiempo ambos se encuentran.

Su amor es citadino, muy sencillo y elemental. Sin complicaciones, así como son las grandes historias y los grandes amores, sin complicaciones.

Todas las tardes se encuentran para comer. Él le lleva libros para leer para soportar esas jornadas extenuantes donde los paseantes son, solo eso, paseantes. Entonces ella ha leído e imaginado a Dulcinea. Conoce a Bobary  y recrea sus historias con los paseantes. Luego le cuenta a Javier y ríen a carcajadas. Ambos se quieren como para compartir sonrisas sin hacerse cosquillas, simplemente por la sensación de tenerse el uno al otro.

Al finalizar el almuerzo cada uno regresa a su puesto. Con menos sonrisas, pero más alegría. Esperando el momento de despedirse al atardecer y desearse feliz noche, hasta mañana, y un beso suspendido en la timidez de ambos.

Los autos y las personas transitan sin imaginar que entre ambos hay un amor elemental y tan fuerte que ni mil muertes en ese país puede opacar.

La tarde transcurre y los autos al finalizar la jornada empiezan a encender sus luces, esos ojos luminosos que desaparecen y aparecen, que aparecen y desaparecen constantemente.

Rebeca y Javier parten despidiéndose y pidiendo verse al siguiente día, para compartir libros, sonrisas y con suerte un poco más de destino. 

Ángel Elías

Comentarios

Koan Resuelto dijo…
muy buena historia, poeta. Se la imaginó o la vió?

Saludos.
angel elias dijo…
Koan: esta historia es verdadera, pero me la contaron.
Anónimo dijo…
Las historias están ahí para contarlas, pero se necesita de verdadero talento para relatarlas para que no pierdan el encanto de la realidad que supera la ficción, de nuestro maravilloso país tropical. Coincido, que junto con el mural se perdió el sentido aquello de "Los gorilas a las cárcel y los hombres al poder". Muy buen relato, tanto que me tome la libertad de opinar (por escrito)
Angel Elías dijo…
Anómino: los relatos surgen en las esquinas de la imaginación. Orales y gracias por todo.

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…