Ir al contenido principal

Nuevo presidente contratado


A unos días de comenzar en nuevo gobierno, hay muchas pautas para  analizar. Los votantes ya dejaron ver cuál es su decisión para los próximos años. Necesitan Mano Dura. Nada más. Entonces ese es el compromiso del nuevo gobierno. Una política de seguridad eficaz y no precisamente con represión sino donde el pueblo se sienta seguro, y ver encarcelado a los delincuentes, nada más.

Y respondiendo a esas peticiones, veremos un gobierno enfocado a tratar de brindar seguridad a los ciudadanos. Este gobierno no ofreció educación, ni salud, ni cultura, ni deportes, ni apoyo a los campesinos, ni vivienda, ni mejor la calidad del gasto público, solo y llanamente ofreció SEGURIDAD.

Ese es el verdadero reto de este gobierno, que esperemos no defraude al gran electorado, que apostó por políticas agresivas en torno a la delincuencia. Pero más que agresivas tienen que ser efectivas.

Entonces veremos shows mediáticos para dar la sensación de que realmente se están logrando los objetivos. Seamos francos la delincuencia en Guatemala no es un problema sencillo y mientras no entremos a los temas medulares y de fondo que la provoca, jamás habrán resultados satisfactorios.

Entonces el nuevo gobierno tiene desde ya un serio problema, matar un dragón de mil cabezas de un solo golpe. Algo bien difícil de manejar, teniendo en cuenta que debe hacerlo en el marco de la ley, los derechos humanos y la libertad de expresión.

El general retirado, Otto Pérez Molina, tiene  en sus manos una sola misión que puede hacer un fracaso o un éxito su gestión: eliminar la delincuencia, ni siquiera disminuirla, es quitarla de del imaginario colectivo del guatemalteco.  Menudo problema.

Ofrecer que ahora se puede hablar por teléfono de última generación en una zona roja de la ciudad capital, es ofrecer peras de un olmo, valga el lugar común. Sin embargo los votantes, tienen esa sensación para los próximos meses. Desde ya su peor enemigo es el tiempo, debe luchar por hacer de este país un lugar vivible.

La población en primera instancia no pedirá nada más. Todos los demás temas serán secundarios. Eso sí, si los temas de corrupción no salen a flote o de prepotencia, que creo puede ser un denominador muy común en el próximo gobierno.

Veremos un gobierno enfocado en políticas estatales inmediatistas hacia la seguridad y el supuesto combate al narco, que ni siquiera México ha logrado ganar. La expectativa hacia el gobierno es grande por parte de algunos sectores, pero hereda problemas en financiamiento y ejecución de proyectos. Aunque la falta de recursos no puede ser una excusa puede ser un factor determinante cuando la gente vea que los impuestos se gastan en brindar nula seguridad. Una seguridad inacabada, con un estado débil sin políticas claras y la única guerra que tenía que ganar simplemente se puede convertir en su peor enemigo.

Entonces la población se dará cuenta que el gobernante que contrató, para una única tarea, resulta que no la saca bien.

Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…