Ir al contenido principal

La identidad



Esa cosa con la que no nacemos, pero necesitamos forjar para sentirnos apegados a algo, para identificarnos. 

No tiene nada de malo buscar la identidad, no tiene en lo absoluto rastro de maldad querer pertenecer, es algo natural, muy humano. Por eso la búsqueda de nuestra identidad comienza desde pequeños, formamos grupos afines para jugar, como parte de nuestro crecimiento y desenvolvimiento en la sociedad.

Todo pertenecemos a un círculo, ya sea este elitista o muy popular, pero como seres sociales deseamos esa pertenencia, ya sea roles tradicionales o de contracultura. Las revoluciones no son golondrinas solitarias en la plaza de los pueblos. No, la identidad tiene mucho que ver con este fenómeno para apegarse. No tiene nada de malo.

En Guatemala el fenómeno de la identidad, al igual que en mucha partes de América Latina, la identidad tiene componentes complicados. El apego hacia algo que nos arraigue a esta tierra, a esta región o este país es un hilo tan delgado que a veces pareciera que no existiera. Sin embargo sí existe, aunque casi invisible es tan fuerte como una telaraña para un una hormiga.

El guatemalteco no se siente español, aunque tenga de manera lejana o cercana sangre ibérica, porque no existe ese lazo más allá del histórico, del que se separó hace casi 200 años. Tampoco se identifica con la identidad indígena porque durante 500 años, esta cultura fue negada e invisibilizada. ¿Entonces? El guatemalteco promedio no tiene productos culturales a los que pueda adherirse. No tienen un sentimiento de pertenencia real.

Haciendo un repaso rápido, y pueda pensarse superfluo, las cosas que nos hacen guatemaltecos, son tan básicas como desmontables. La marimba, un instrumento africano llegado al país gracias a esclavos. Los paisajes, una construcción natural como en cualquier región de Latinoamérica. Los monumentos mayas, creo que es saludar con sombrero ajeno, cuando en pleno siglo XXI, el 70 por ciento de la población maya vive en la pobreza y pobreza extrema en el país.

¿Qué queda? Esa es una excelente pregunta que el simple hecho de hacerla es un gran avance en el país. Creo que queda la construcción de la identidad a través de bases reales de “guatemalidad” que hace de sus habitantes ciudadanos. Reconocer las debilidades históricas del país y construir una nación a través de redes reales para enfrentarse a lo que siempre se oculta en la educación.

¿Conoce la historia del país? ¿Le interesa? Allí comienza el descubrimiento y la construcción de la identidad. Le da un puesto en la sociedad a través del conocimiento del sitio en el que vive y reflexión sobre lo que quiere alcanzar. La identidad de país es un proceso que comienza con uno. Con la reflexión del ser.

Atrévase a construir, a ser “guatemalteco” y reflexione sobre qué país quiere legar y en qué condiciones lo encuentra. Ese es un reto que vale la pena hacer. 

Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…