Ir al contenido principal

Herta entra


Andrea salió enojada de aquel lugar. Al pasar la puerta escondió la sonrisa que se le escapaba por la chaqueta. Ella simplemente respiró profundo y no volvió. Yo me quedé esperando que regresara. Minutos después entra Herta. ¿El faisán? me dice. Hago un gesto de desdén. El faisán, me grita… No sé, respondo.

Comenzamos con una conversación un poco trivial. Después de me molestaban las palabras de Herta. Su desarraigo me causaba una sensación extraña. Con el paso de las palabras su tristeza se combinaba lentamente con la mía. Quería huir con ella. Quédate por el faisán, me decía. Yo no le he visto, pensaba, cómase su faisán. Es que la conversación fue rara. Herta llegó a aquel lugar después de Andrea y me preguntó si había visto al faisán. No, le dije. Entonces tiene que verlo.

En primera instancia me pareció loca. Una mujer que cree que le mundo es un ave, tiene que estar loca. Todos tenemos un poco de locura se excusaba. Pero, no tanta como parecer un faisán. De su bolso sacó una foto del ave que tanto mencionaba. Ve, dijo, esta es una gran ave. ¿La ha visto? No, ni la quiero ver, respondo. Solo quiero que ella vuelva. Es que el faisán no lo permite, me dice. Y de su bolso saca un vaso y una botellita de cerveza. Todos somos faisanes.

En sus ojos hay una tristeza grande. Herta es una mujer que mis palabras no le importan. Solo las de ella y el faisán. Compartimos la cerveza. Y me contó su historia. No se la creo mucho. Dice que sus familiares sufrieron la muerte provocada por una lechuza. Que no pudieron convencer a aquella ave para no llevarse a su papá. Le ofrecieron ratoncitos tiernos, pero no funcionó. A Hamet, su primo, se le ocurrió una idea. Envenenaron todas las frutas y mataron a aquella lechuza. El problema fue a los días, llegó una lechuza nueva. Y por no conocer a los pobladores mató a los pobladores que todavía no les tocaba. Murieron tres primos de Herta.

El faisán… pregunta una vez más. No sé, respondo un poco contrariado. Herta continuó con sus relatos. Amelia era una amiga de ella que aludía recurrentemente. Le tenía una envidia insana. Que luego se volvió deseo. Crecieron juntas, Amelia se encerraba con sus compañeros de la escuela en el granero. Herta solo la veía, hacia pucheros y se iba a su casa a encerrarse a su habitación.

Al curso de las horas, de los días, de los años, Herta se da cuenta que poco le he puesto atención a lo que me cuenta.

¿Estás triste? ¿Es por ella, verdad?

Recuerda que todos tenemos un exilio en el alma y ella tiene uno. No puedes hacer nada. Sus palabras me hielan el pensamiento por un momento. Se siente frío en el alma. Un azul cae por mis manos.

El faisán no puede volar, me dice… yo tampoco puedo dejar la tristeza, le respondí.

Ángel Elías

Comentarios

Asminda dijo…
Extraño relato, muy interesante, te hace estar en "nosedonde", pero fuera... gracias por compartirlo. Ah y por cierto, me gusta el diseño del tu blog. Saludos!
Angel Elías dijo…
Asminda... Exacto la escencia es eso. el estar en Nosedonde? es un sentimiento tan extraño y poco lucido como este relato. A la vez lo dice todo. para quien tenga oidos.

Gracias por al visita y me alegra que te guste el blog...
Engler dijo…
He visto el faisán y uno que otro ejemplar parecido o de la misma madre, o algo así...

Talvez ojee entre sus plumas...

Con lo de Magacín, insisto, cuando sea grande quiero ser como vos!!!

Un abrazo compa!
Angel Elías dijo…
Engler: El faisán esta en su exilio... uno que no quiere aceptar... pero el problema de ello es que cuando todo pase, pude que el faisán finalmente haya volado.

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…