Ir al contenido principal

Un mundo balón


No me pude aguatar la tentación. Dije que no escribiría del futbol, pero me he dado cuenta que no pude. El dios balón fue por unas semanas el único valor existente. Todos hablan de lo mismo. Como quedó el ultimo partido, que perdió Argentina, que se quedó Brasil, que el pulpo es el oráculo de la nueva era. Somos esa sociedad que necesitamos de ese circo mediático constante. No me opongo la mundial, todos necesitamos un escape para nuestras angustias. Algunos escribimos, otros ven futbol. Una gran algarabía de colores inundaban todos los espacios. La ciudad se silenciaba con los gritos de gol, se estacionaba por los partidos de futbol.

Yo tengo mi pasado futbolero. De pequeño sufrí con la eliminación de Bélgica en el mundial de 1994. Tendría 10 años para ese acontecimiento. Con el pasar de los años, me fui desencantando, ya entrando los albures del nuevo milenio me pasó algo interesante. Viendo por la tv un partido de fut, me quedé profundamente dormido. Desde ese entonces, ya casi 10 años no he podido ver un encuentro apasionante sin quedarme dormido.

Para este mundial no vi ningún partido, todos me preguntaban a qué equipo le iba y siempre decía uno distinto. Eso para no parecer un desadaptado. Con el pasar de los días la curiosidad me invadió por ver el último encuentro, la final.

Comencé a verlo ese domingo y a los minutos estaba bostezando. Cambié de canal para no quedarme en los brazos de Morfeo y encontré una interesante película brasileña en otro canal, me quedé prendido de la historia. Regresé al minuto 85 del encuentro el marcador era el mismo. Ceo a cero. No me perdí de nada, pensé. Unos minutos después ya estaba dormido y al despertar fue el gol del desempate. Todo acabó allí. Mi mundial no fue más allá de un par de pases entre pestañazos. Además de comentarios fingidos de lo genial del futbol.

Sin embargo, parece que todo se paraliza alrededor de un balón, claro los amos de la mercadotecnia conocen sobre todo este fenómeno. Y saben también que un deporte tan gustado no es más que las aspiraciones de un país sin sueños. Guatemala según lo demostrado no llegará a un mundial, pero de todos modos lo vive, como quien goza de los manjares ajenos sin probarlos. Creo que si Guatemala llegara a un mundial de futbol, uno que otro chapín moriría de un ataque al corazón o algo por el estilo. Por salud general entonces hay algo que lo evita.

El mundo es redondo y es como una gran pelota de fut, me dijo un amigo. Creo que ha de tener algo de razón. Por ello es una pasión, que poco entiendo.

Ángel Elías

Comentarios

Engler dijo…
El día que Guate llegue a un mundial, habrán muertos, varios muertos por el efecto gravedad, balazos al aire. El dia que Guate debute en un mundial yo lloraré como ese jugador norcoreano con el numero 9 cuando estaba a minutos de empezar el partido contra Brasil.

Pero como Guate no va a llegar a un mundial, no habrán muertos, por la ley de la gravedad claro y tampoco lloraré por un partido de futbol, aunque me guste, el fútbol, el fútbol...
Angel Elías dijo…
Engler: si guate llega a un mundial. le pondremos una estatua al pin plata aunque ya no juegue, mis hijos se llamaran con apodos de jugadores chapines. tendremos camisolas manchadas con salsa de shuco,
Si guate llega al mundial, podemos decir que ya lo vimos todo en este pais
jajaja

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …