Ir al contenido principal

Celebremos Guadalupe…. Vístanse con sus mejores trajes… sí esos de colores que usa "la criada"… la foto, la foto… los buñuelos… y luego olvidemos que este país es indígena



La fiesta guadalupana la he visto en estos últimos años con cierta cautela. Mas allá de la celebración mariana a la virgen morena. Sin embargo, esta celebración saca del guatemalteco de la clase media todo ese sentimiento clasista y racista incrustado en su ser. En la columna de Rosina Cazali, dice… "Cuando era pequeña si algo me fascinaba era ese día en que nos autorizaban a vestirnos como la criada"... Y es claro, la visión muy clasista del guatemalteco, capitalino y de clase media, es evidente. Porque según ellos, "disfrazan a sus hijos de indígenas", en alusión al indígena Juan Diego, a quien se le aparece la Guadalupe. Llegan al límite de tomarse fotos con trajes indígenas, los niños con pantalón blanco y un absurdo bigote. Y a las niñas con trajes regionales y pinturas en la cara, de lo más grotesco. Ah, no falta el lunar con marcador en la mejilla.

De allí se puede partir y pensar que esta sociedad, que castas y estratos, por un momento quiere de una forma folclórica, acercarse de una manera inútil y estúpida a la visión indígena del mundo. Eso por supuesto es solo una vez al año. El resto, es marginación, desprecio y menoscabo al indígena. Porque el clasemediero guatemalteco, ve al indígena como inculto, sucio, atrasado y haragán.

Esta celebración, donde los guatemaltecos visten a sus hijos de "inditos", solo nos demuestra, el pensamiento utilitarista y clasista que acapara el pensamiento medio de nuestra Guatemala. Por ello tenemos columnas como las de Cazali que denotan a través de un ironismo malogrado, el grado de racismo existente en la mente guatemalteca.

Y eso es todo. Los años transcurren y se ve al indígena guatemalteco como un adorno en el país, como los que fueron cristianizados por la virgen de Guadalupe, como aquellos que se visten pintorescos, como parte de la postal. Y en estas fechas visten a todos los niños, como indígenas, porque esta sociedad no ha superado el sentimiento paternalista y de posesión sobre los indígenas. Y la representación completa, son los niños. Porque un adulto, no puede celebrar "disfrazándose" en esta actividad. Los adultos clasemedieros, son lo que imponen y toman las fotos, jamás los fotografiados. ¿Cómo, vestirme yo de indígena? Jamás

Todos los hogares católicos guatemaltecos visten a sus niños de "naturales", para aparentemente unirse al indígena por un momento. Claro,  la excusa es la virgen, no es posible que se les relacionen con los indígenas y sus prácticas que van en contra de los preceptos de la iglesia. Claro, así surge la virgen, de una forma de dominación ideológica para intentar erradicar ese pensamiento "idólatra" y que iba en contra de los más nobles preceptos cristianos.

La guadalupana y las celebraciones que se hacen en estos lugares, están llenas de tan pintorescas formas de racismo tolerado, y que parece que no desaparecerán. Como no desaparecerá el pensamiento racista y discriminador de Guatemala. Y claro, es un racismo que se tolera, total, es para la virgen.

Ángel Elías

Comentarios

Hola vos,

Interesante tu artículo, pero no dejo de preguntarme si no malinterpretaste las palabras de Rosina. Ella, en su columna de elperiódico, precisamente está incitando a la misma reflexión que vos hacés. Y no es por defenderla, pues ni la conozco.

A ver si platicamos de esto, un saludo.
Angel Elías dijo…
Cesar... el argumento inicial de Rosina fue lo que me empujó a escribir sobre ello... ya en el final de la columna quiso enmendar la plana, con sus argumentos. Su entrada fue lo que me pareció fuera de contexto, fue muy evidente.

A veces se es, sin darse cuenta. Y claro que platicaremos sobre ello. saludos mi estimado
Engler dijo…
Esta mañana en la oficina, un compañero dijo, "pobres a los niños que los visten de indios, qué bueno que a mí nunca me vistieron así" Luego le preguntaba a su compañero de charla si a él lo habían vestido de esa manera. Realmente estaba indignado. No entendía como la gente puede vestir a sus hijos de "esa manera" Me hizo pensar que por lo menos, él no esconde sus taras mentales que lo llevan a esas conclusiones.

Es patético. En resúmen. Y desalentador, como concluíamos ayer. No cabe duda.
Angel Elías dijo…
Engler: En Guatemala nada se oculta, todo se ve de lo más normal. Luego, la gente se da baños de pureza... porque es lo correcto. La marginiación en este país es evidente. Nadie puede decir que no existe.

Pareciera que en este pais fuera indignante ser indígena, que solo es el adorno de turismo. Guatemala somos todos, menos ellos, pareciera el discuro de todos los dias... y eso realmente es indignante...
Engler dijo…
Esconder entendiéndolo como un disfraz. Independientemente de los motivos religiosos, rendirle culto a la Guapalupana y eso, esa celebración es un disfraz. Indignante ciertamente. Lo que digo es que este chico, por lo menos en este caso, es frontal, casi contestatario para una tradición bien aceptada. Al final, ambas posiciones llevan a lo mismo. Indignación.
Angel Elías dijo…
Estimado Engler... ciertamente entendemos que el culto a la Guadalupana, pues es de motivo religioso, y como hay libertad , pueeee. Ahora, lo que implica, pues deja mucho qué pensar

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín