Ir al contenido principal

Cuento Chino


Aquel lugar no parecía tan diferente al de otras ocasiones. Me gusta entrar a sitios desconocidos para saborear un poco aquello de las experiencias nuevas. Ahora saboreo manjares chinos y me he dedicado a buscar restaurantes más o menos reconocidos. De pequeño la comida china era algo extraño, exótico y que solo lo comían  en las películas. Todos los restaurantes a los que he llegado tienen algo chino, inscripciones o fotografías. La mayoría de lugares tienen características parecidas, los colores dorados, blancos y rojos son la preferencia. Este lugar no era diferente. Tenía el menú en inglés y español. Parecía libro de secundaria para ese otro idioma. Pato Duck, comida food y cosas por estilo. Lo único chino que tenía era un pequeño cuadro escrito en mandarín y sus dueños. Fui con un amigo que frecuenta ese lugar. 

El dueño del sitio es un chino que pocas veces sale de la cocina. Y sale solo a gritar. Tiene su gabacha blanca y me lo imagino partiendo, probando y regañando cuando las cosas no salen bien, en mandarín, claro.  Este amigo me cuenta que el cocinero, tiene una sazón inigualable. Que su comida es deliciosa. Aunque no sé cómo pedir de un selección de casi 60 platos distintos. Y pido el que más me parece conocido. Una sopa… de  algo con champiñones. Me llevan un caldo blanco.

Además me cuenta que ninguna camarera les dura más de dos meses. Que les gritan y se exasperan y las chicas salen después de días de maltrato. Es una estrategia, me cuenta mientras prueba su  pedido, así no les pagan prestaciones. Él sigue ingiriendo algo con mucha verdura, pescado y arroz.  Pone cara de sabor. ¿Cuál es esa cara? Cuchara en la boca…. Cerrar los ojos y levantar el mentón con los ojos chinitos.

La dueña del restaurante es otra china que se tiene que aguantar al esposo. Cuentan que sale a gritarle y la doña solo pone cara de resignación. Luego ella remata con las empleadas. Los regaños son en mandarín, y hacia las empleadas son en español y se quedan chinas.

Tienen en el mostrado una pecera con varios ejemplares de colores y tamaños, allí parecen que se divierten los niños siguiendo con sus dedos en el vidrio a los pececillos. Es un lugar bastante cotidiano. Sin más trascendencia que los chinos, lo que hace más atractiva la visita, todavía más que la comida es su hija

En efecto, tienen una hermosa hija que atendió cualquier mesa, menos nuestra. Una mujer de ojos rasgados y fantásticamente bella, y no es cuento chino. Es que de hace algunos años me han llamado poderosamente la atención mujeres orientales. Y hasta ahora puede ver a una tan cerca como para poderla escuchar hablando perfecto español. Tiene como 19 años y creo que se percató que la veía con cara de bobo. La gente que llega a comer allí comenta, cuando les pregunto sobre ella, que es la única que le grita al cascarrabias de su papá. Se meten unos alegatos en mandarín que solo ellos entienden. Pero ¿En realidad se maltratarán? O a lo mejor es su forma de hablar ¿Y si así se dan los buenos días?

Por lo pronto, la comida estuvo deliciosa, la vista mejor. Una joven chinita acompañó con sus movimientos mi almuerzo, limpiando, tomando ordenes, sirviendo y llevando cuentas. Creo que volveré, aunque no creo hablarle. Hay magias que no deben romperse. Además, me comentan, el papá tiene una colección de cuchillos dentro de la cocina.

Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…