Ir al contenido principal

Una historia citadina

 a aquellos recuerdos 
que nunca terminamos de encontrar...

Llovía en la ciudad de México. Todo parecía tan profundamente confuso. Aquellos diluvios que caracterizan a esa ciudad de más de 20 millones de almas asustan un poco. Ya me encontraba en el café donde quedamos para platicar. La plaza Cibeles entonces es bañada estrepitosamente con todas sus estatuas por la lluvia que cae. El café era quien me acompañaba. Nada más. Es un poco triste sentarse en el medio de la nada, si más conocidos que unos desconocidos y separados por miles de kilómetros de los recuerdos. La lluvia se arreciaba. Los autos eran casi unos submarinos que atravesaban las calles aledañas a la plazoleta. Me dieron un café enorme, mi boca todavía tiene el sabor a ciudad-humo. La lluvia dio una tregua extraña. Como si el ojo del huracán se hubiera estacionado sobre nuestras cabezas. Soplaba una brisa húmeda, fría y los chorros de la Cibeles se distinguen nuevamente. Sorbí mi café. Cerré los ojos. Al abrirlos, del otro lado de calle, se encontraba ella. Dos años nos separaron, los recuerdos y un abismo de temporalidad extraño. Estaba con un vestido azul, una sombrilla y un hombre. Ambos cruzan la calle. Imaginé que me reconoció en seguida. Llega conmigo, me saludan en el café. Nos vemos en la calle Oaxaca, esquina y Cibeles, me dijo por teléfono una hora antes. Yo era nuevo en aquella ciudad. Todo me parecía extraño y nuevo. Caminé desde el Zócalo hasta el Ángel de la Independencia. Me perdí en Insurgentes y llegué la Roma. Colonia exclusiva de la zona rosa de México. ¿Qué más exclusivo que volverla a ver?

La última vez que la vi, fue en el aeropuerto de nuestro país tropical. Ella no vio que a lo lejos me despedí. No supo que llegué para decirle adiós. Ese día llovió también. Eso fue dos años antes. Pero nunca nos imaginamos que nos encontraríamos nuevamente. Bueno, en realidad yo no creí posible. Ella creo que nunca se lo imaginó. Después de tanto tiempo, nos separaba una mesa y la lluvia que se arrecia nuevamente. La gente corrió a resguardarse y los cafés empezaron a llegar. Platicamos durante dos horas. De dos años que no existieron. Reímos, conversamos, envolvimos el pasado. Ella estaba tan hermosa como la recordaba. Tan locuaz y perseverante. Nada ha cambiado. Ahora, desprotegidos nos encontramos ante el destino.

La lluvia en la ciudad de México fue implacable. Me contaba que vivía allá hace desde hacía unos meses. Que todo estaba viento en popa. Que no podía ser más feliz. Aunque para ese momento yo era más feliz. Recorrer miles de kilómetros por un café en una tarde lluviosa, es de locos. Le avisé que estaba allí 24 horas antes. Se sorprendió al saber que una parte del pasado tropical y bananero la perseguía. Era sábado. Y nos vimos por última vez. En una ciudad extraña, rara, ajena. Esas despedidas son húmedas de recuerdos y nostalgias. Es tan bella cuando sonríe de mis chistes malos. Pareciera que nada había cambiado, que aún nos encontramos en aquel restaurante con aire acondicionado, sumido en el calor de ciudades casi costeñas. Pareciera que nos encontramos en el edificio del centro donde nos absorbía la oscuridad casi cómplice. Pareciera que fue ayer cuando nos conocimos en aquel edificio Ubiquista del centro de la ciudad. Sin embargo, no es así, estamos en una ciudad que no nos pertenece a ninguno de los dos. Que es monstruosamente grande. Y entonces su claro cabello enredado, como nuestras vidas, era el reflejo del destino que no nos esperaba. Y que se transforma en umbos totalmente opuestos. Sus ojos esmeralda lo dijeron todo.

Me presentó a su esposo. La lluvia se fue justo al momento de despedirnos. Al salir de aquel café, ya satisfecho de mi misión pasé a saludar al Ángel de la independencia, quien fue testigo de mi baile en los charcos que quedan después de la tormenta.

Ángel Elías

Comentarios

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín