¿Ya sabe por quién votar?



A días de de las elecciones en Guatemala las opciones han quedado reducidas a promesas tan falsas como las plumas de Tekum Umán. Y ahora resulta que el voto es importante, que no podemos votar nulo. Que tenemos que decidir la forma en la cual podemos morir. Yo me inclino por el voto nulo, simplemente porque me harté de votar por el menos peor. ¿Qué tipo de país somos como para votar por alguien que no nos convence? ¿Democracia es reducir opciones para elegir entre la eutanasia y el suicidio?

Las personas argumentan que el voto nulo es inútil, como si el válido con estas opciones fuera mejor propuesta. Que no hay que dejar que otros decidan por nosotros; claro, ya la mayoría eligió por mí, dejándome sin opciones valederas.

Tampoco estoy dispuesto a validar una pantomima donde se divierten jineteando millones de campaña solo para elevarse el ego. No pretendo que vote nulo, solo es mi opción, para muchos inválido, pero para mí, es una forma de protesta y de no validar un gobierno que no me parece.

Por un lado, el partido naranja quien va a la cabeza del electorado, no muestra más allá de una propuesta de seguridad para uno de los países donde la impunidad ronda por el límite de lo absurdo. Entonces solo será una desilusión más. Y lo sacarán dentro de cuatro años, apaleado, ninguneado y repudiado por la población.

El partido rojo, es la demagogia en su máxima expresión. Ha ofrecido lo imposible que puede provocarle un país muy difícil de manejar. Una nación que se le puede ir de las manos de una manera irremediable. Con un congreso donde no encontrará mayor apoyo, y una bancada débil, sus ofrecimientos de campaña serán, solo una mentira más.
Aunque el guatemalteco ya ha echado su suerte, no hay mucho que hacer u opinar, su próximo presidente dejará al país en una caída precipitada.

El voto nulo, para mí es una opción cuando ya no me quedan opciones, para usted, amigo lector imagino ha de tener una mejor opción al momento de votar. Y créame no lo persuadiré. Que mi voto nulo, no me hace mejor ni peor ciudadano, así como su voto válido, no hará de esto una mejor democracia. A lo mejor me equivoco, y espero, sinceramente, que sea así. 

Ángel Elías

Comentarios

Entradas populares