Otras historias

Lo que no somos.

Para Andrea
 
Al final de los días hace falta esa canción sin escribir.  Esa tarde que no salimos a correr al parque cercano donde tuvimos las conversaciones inexistentes. Somos seres primigenios que imaginaban sin usar las palabras, solo ideas. Hipótesis. Ese café que no calentamos en la estufa que compramos para no sentirnos tan solos, tú de tu lado y yo del mío.


Son esas sacudidas mal interpretadas, las que no entendimos, las que nos inventamos bajo la licencia del recuerdo. Por esa tarde en la que no reímos, no por falta de razones, sino por exceso de ellas.


El chocolate que compartimos en lugares distintos, las películas que alcanzamos a ver en el futuro, en salas diferentes en horarios mal compartidos. Pero somos eso, la no existencia de historia, el refugio de lo inexplicable.

El desayuno, los chistes, las risas que llenan la casa que no alquilamos, donde habitan fantasmas sin protocolos. Pero tendremos no recuerdos, que son los que quedan. Una seguidilla de citas que no se dieron y que se perdieron.

Hay hechos simples, lo demás será silencio.

**********
Ellos tejieron una historia. Linda esa. Nada parecía separarlos, hasta que aparecieron los créditos en la pantalla, las luces se encendieron y empezaron a entrar otros espectadores. Todo olía a poporos.

**********

Supe que las cosas sucederían así, desde un inicio. Pero sabía también que valía la pena.

**********
He tenido que inventarme historias y personajes para vivir con pocos recursos. He prestado buenas historias a los personajes.

Ángel Elías

Comentarios

Fabuloso y el remate del final me encanta, un abrazo.
Angel Elías dijo…
Pedro Sabalete, amigo, efectivamente, una historia digna de ser contada...
andrea dijo…
es de esos escritos que me son muy ricos :)
Angel Elías dijo…
andrea: saludos hasta las lejanas tierras mexicanas... un punto más para el diseño inteligente.
Saluté

Entradas populares