Ir al contenido principal

La “I”, letra de impuestos e inicio de año



El tema de los impuestos saca el peor salpullido a los chapines. La clase media trabajadora y dependiente, como la llaman los expertos, para estos días presenta su planilla del IVA que los exonera de para impuesto sobre la renta. Y claro, la clase media, mantienen la mediana economía del país, pero eso no la hace mártir.

Muchos se lanzan a comprar facturas para justificarse y no pagar impuestos. Otros llegan hasta el caso de conseguir exoneración completa y que el estado les pague por no tributar. Eso sucede porque en este país la cultura de la tributación es simplemente nula.

Los índices de corrupción llegan a tanto que las personas ya no quieren pagar impuestos. Aunque para ser sincero, no creo que aunque el índice fuera menor, la gente se lanzaría gustosa a solventarlos.

El asunto es que es tan corrupto aquel que desvía fondos estatales como aquel que evade impuestos. Y no hay excusa posible para justificar estos actos.

Sin embargo el chapín, muy acostumbrado a la comodidad de hartarse la plata como quiera, no ha comprendido que la solvencia social para señalar al gobierno comienza por pagar impuestos. El que habita estos suburbios, mal llamados ciudades chapinas, se justifica diciendo que no pagará la corrupción de este país, ni las comodidades de burócratas. Efectivamente, puede que suene justo. Argumenta que como trabajador no tiene por qué financiar jugosos salarios de piratas estatales. Creo que es una posición valedera.

Sin embargo, el estado no se compone solo de sueldos y gustos extravagantes. El estado como tal es un sistema de salud que necesita recursos, de refacción para infantes en edad escolar en lugares del país donde el único alimento puede que sea la refacción escolar. Creo que parte de mis impuestos llegan a estos lugares.

Una especie de responsabilidad social, en la que creo, y supongo mucha gente a pesar de ello no la cree viable. Nunca he usado un hospital público, pero hay personas que lo usan constantemente, pienso que parte de mis impuestos llegan a comprar la poca medicina o la atención que de lo contrario no existiera.

Efectivamente, se necesitan mejores servicios. La transparencia en la ejecución del gasto público es urgente, pero tampoco puedo exigir si no pago impuestos. Sé que el tema del dinero siempre es peliagudo. Que al final las personas no quisieran pagar impuestos y usar carreteras, por ejemplo, pero eso no es posible.

Ahora bien, con la reforma tributaria, la clase media pagará sus impuestos sin piar. Pero los protegidos de este gobierno perezmolinista y lacayo, hará que quienes son los ricos, paguen menos. Eso creo debe ser la gran discusión.

Este gobierno está, injustamente, explotando a la clase media ingenua que lo llevó al poder. Esos mismos que pagarán impuestos y que, en este caso sí, deberían estar disgustados por pagar los gustitos presidenciales.

Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …