Ir al contenido principal

Tarde de miércoles


Con el cabello derramado sobre la almohada me llamaba. Y una sonrisa que parecía la réplica humana de la felicidad. Ella retozaba pensamientos y sonreía. ¿Es que acaso se puede ser más humanamente feliz?

Esa tarde llovía. Y las gotas se escuchan en los tejados cercanos, con la misma frecuencia que los besos compartidos. Ella tenía cosquillas justo detrás de la oreja. Entre el cuello y las ideas. Los libros nos miraban, voyeuristas inmutos.

Le habré susurrado algún poema al oído, de esos que suelen decir todo en pocas palabras, y me calló con un beso. Era su especialidad, enmudecerme, quitarme el aliento con su mirada y sus arranques de pasión cuando caminábamos por las calles.

Pero ahora ella estaba allí, en mi cama, revisando mis cosas, leyendo mis papeles desperdigados, deslizándose con la impunidad que le da su belleza y sus pechos descubiertos. Perfectas gotas de agua que se deslizan por el vidrio de una ventana que terminan un hermoso punto rosado.

Sabes que no puedo hacer nada más que observar la curvatura de tu cuerpo, de tu cintura que termina en la desnudez de la profundidad. Entonces veo tu ombligo y distingo los miles de años de evolución que pasaron para que dios te creara con un soplo desde su mano. Nuevamente tu pelo enredado en mis sueños, en la cabecera de donde todas las noches te saco a pasear a los campos elíseos, al coliseo romano, a ver el big ben, a comer un helado a la esquina.

La espesura de tu desnudez no deja de asombrar. El castaño cosquilleo en las ideas, en los labios que compartieron secretos. Este sitio entonces, y solo entonces, alberga la perfección de tu piel blanca y tus risos juguetones. ¿Secretos? Almacenamos secretos en nuestros alientos.

Para frío y la lluvia no hay mejor antídoto que  las ventanas empañadas. Es temporada de tormentas en el mundo, pero en el nuestro es primavera. El aroma a amor inundó el sitio. Una combinación de flores, música eurolonge, perfume de mujer y onirismo. El tiempo se puede detener para fisgonear.

Cartografié cada esquina de tu cuerpo con mi boca. Descubrí que el sabor de tu piel tiene distintas sensaciones en cada uno de tus resquicios. Que las tonalidades de tus suspiros dependen de exhalar la cantidad exacta de mundo.

Reír, entonces, era para mí, volverte un sonoro murmullo entre la desnudez de tus alas. Comprendí, cuando veíamos nuestros ojos, lo que había visto Boticcelli con el nacimiento de la Venus. Porque eras exactamente eso, una obra maestra, traída del pasado para completar el presente.

Al final del día, bebí el rosado de tus pezones, dibujé tu figura en las sábanas, aterrice sueños en pupilas dilatadas y besé lentamente las gotas que bajaban desde la luna.

Ese día no estuvo desnuda, estuvo ella.

Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …