Ir al contenido principal

El clasismo chapín




"Una familia" Fernando Botero (1989)
Tocando el tema del clasismo en el país, me di cuenta, que tanto como el racismo, esta es una práctica bastante generalizada, pero extrañamente permitida; al supuesto que “como lo ven, lo tratan”. Y es que el clasismo en Guatemala se ve como algo mucho más normal de lo que debería ser. Si se tiene carro, si se tiene buena ropa y aunque pareciera trivial es mucho más común de lo que se piensa.


Cuántos de nosotros nos hemos topado con personas que gustan de ver a las demás de abajo hacia arriba o preguntarles sobre sus triunfos académicos, ingresos económicos o simplemente dejarse llevar por la apariencia y calificar por lo poco que ve.


Guatemala es clasista, se deja llevar por la ropa y la primera impresión; el pensamiento dominante priva de lo que realmente vale. La persona como tal, no por lo que viste o cómo habla.


Pero es fácil dejarse engañar y asumir que no se es clasista cuando se practican, aparentemente, ejercicios de igualdad con los demás; se preocupan por la situación del país, saben sobre la desigualdad social, se exasperan con la discriminación, pero tratan a las personas de “mijo” o “mija”.


Hay que tener cuidado con expresiones básicas en el guatemalteco, he visto cómo gente universitaria (que esto tampoco les da un título de civilización) trata a las personas en la calle de mijo o mamaíta. Aunque, en primera instancia, pareciera un trato de cariño, no hay que dejarse engañar, es simplemente un acto de clasismo al paternalizar una situación y a la persona, claro.


¿Tanto cuesta tratar al otro de igual, entendiendo las diferencias? ¿Es difícil comprender que el clasismo en el país deja estragos en la autoestima del guatemalteco? La clase dominante, los criollos, los chapines, los capitalinos, tratan, en muchos casos, con un paternalismo absurdo a la gente de los departamentos, a los que ve en desventaja solo por no aparentar ser iguales a ellos.


En Guatemala, las calles son un caldo de cultivo para que el clasismo se desarrolle en su plenitud. Es que el guatemalteco no ha superado sus ínfulas de capitanía general, simplemente porque se cree mejor que los demás, con el derecho de victimizar a las personas, pero poco se atrevería, por ejemplo, a casarse con un "diferente" o no yendo tan lejos, a compartir ideas con el otro.


Siempre existe la necesidad de imponer al otro, al inferior, porque ellos no saben y los ellos sí. De allí parte buena parte del clasismo en Guatemala.


Existen  muchos fenómenos derivados del clasismo imperante en el país y es tan medular que pocas veces se percibe desde adentro, pero para quienes la sufren o la ven desde el exterior es abrumante.


Los chapines tratan a sus paisanos como lo ven, si les notan ropa sencilla, les dicen; “mijos”; si los ven con ropa fina: “jefe”.


Al final, Guatemala es un compendio de pensamientos retrógrados, llenos de prejuicios, etiquetas, malas interpretaciones y complejo de superioridad que, con franqueza, ningún psicólogo quisiera hacerse cargo.


Ángel Elías

Comentarios

Las más vistas

Sobre María chula

Claro, Guatemala es un país racista y los chapines lo han hecho tan normal que ya no se dan cuenta de ello.
Todos hablan del caso de María Chula y se preguntan si el nombre de la marca es racista, y efectivamente lo es, porque la expresión, como tal, ha sido usada de manera despectiva contra el mundo indígena tan frecuente como la palabra indio.
El llamar María y su combinación con chula simplemente es un término que engloba y quita identidad a las comunidades indígenas y principalmente a las mujeres. Pero el problema no es el nombre en sí, sino lo que connota y lo que representa como marca. Llamar María Chula a una empresa que vende tejidos tradicionales mayas amarra una carga consciente o inconsciente de racismo que durante años se ha tolerado. Las mujeres indígenas no son todas “Marías” ni “unas chulas”.
Lo sé, es difícil entenderlo, principalmente para una sociedad que ha crecido con estereotipos y cánceres mentales que ha truncado la capacidad de reflexionar sobre lo que se hace m…

Dos ladrones me encontré

El sábado pasado, me asaltaron en una de las calles de la zona 10 de ciudad de Guatemala. Para ser sincero dudo que el revólver estuviera cargada, sin embargo no quise averiguarlo. Eso, sí quisieron golpearme. Yo traté de negociarlo, pero no tenía con qué hacerlo. Solo me quitaron el celular. Puedo decir que tuve la fortuna, si me hubieran pedido la billetera a lo mejor sí estuviera golpeado. Realmente no llevaba más allá del celular y un libro en la mano. Estos tipos tengo entendido operan de la siguiente manera, en un carro corinto, un sedán atrapan a peatones incautos y un tanto distraídos, así como yo y los encañonan. Así que lo único que puedo decir a quienes transitan por las calles de la ciudad de Guatemala, principalmente por las calles entre el Géminis Mall y Oakland mall, es que tengan precaución. Creo que estaba en el lugar equivocado, a la hora errónea.

El motivo de la historia, no es quejarme, ni victimizarme. Porque en realidad no me considero víctima, simplemente pasó. S…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …