Ir al contenido principal

En este hermoso país independiente que llamamos Guatemala

Celebración de independencia guatemalteca 2013. FOTO: starmedia.com/
Podría escribir que en este 15 de septiembre las luces blancas del cielo contrastaron con la felicidad de ser un año más independiente, pero me sentiría muy falso, porque no lo creo, al igual que un sinnúmero de personas que ya quedan incólumes la fatalidad en este país que bordea lo absurdo.

Este país no es perfecto, ni por asomo, ni es el más bello, ni es por brevemente el mejor lugar del planeta, sencillamente porque la historia de este país ha dejado una huella indeleble de fracaso. Los próceres de la independencia, de los cuales los  niños se visten en este día, no son más que unos criollos aprovechados que para no perder el poder se declaran independientes, pero claro no dejan de tener sus privilegios de explotación en Guatemala. La independencia en el país no fue más que una burla.

Este no es el mejor país del mundo, ni en los sueños más ridículos de cualquier mortal. Sencillamente por sus altos índices de violencia, por su criminalidad, por sus grados de desigualdad social, por las muertes que ocurren a diario. ¿Acaso nuestra concepción de país perfecto es ese? Si así lo es, pues entonces si somos el mejor país del mundo.

Entonces qué somos, un remedo de nación con una historia tergiversada, sin valores, sin bases, fraccionada, que desconoce sus orígenes y se avergüenza de su pasado indígena, pero se enorgullece de su sangre criolla.

Guatemala es un estado de risa, donde el 14 de septiembre el Presidente Otto Pérez Molina sale al balcón presidencial a dar el grito de independencia, habrase visto acto más ridículo. ¿Desde cuándo gritamos independencia? ¿Desde que México lo hace? ¿Esa es nuestra independencia? El gobernador tiene el descaro de leer en público el acta donde claramente dice que la clase criolla declara la independencia antes que el pueblo se levante. Esa frase me da escalofrío, pero lo dicen con una naturalidad que espanta.

La independencia de este país se basó en una farsa que se repite en las escuelas. Los niños salen con los trajes de la época, los diputados se llenan la boca con elogios a los próceres y seguimos en ese círculo de ignorancia del país.

No somos un país independiente, no somos el mejor país del mundo, ni del istmo, ni d
e la región, aunque lo podríamos ser si tan solo nos dejáramos ver como somos, desnudos, sin patriotismos baratos, discursos cursis, sin poses heroicas, ni clamores populares.

Porque somos la misma nación explotada y desorganizada de hace 182 años. Porque los niños se mueren de hambre en el país más bello del mundo. Porque la gente muere por una bala perdida en este país bendecido de Dios.

¿A qué jugamos? ¿A mentirnos? Yo, por lo menos, ya no.


Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…