Ir al contenido principal

Guatemala necesita reconstruirse



Foto tomada de: playbuzz.com

En los días recientes, algunos sectores de los manifestantes que salieron a protestar por la corrupción en Guatemala el año pasado, se han visto envueltos en la polémica por la fractura de ideologías dentro del movimiento. Bienvenidos a la democracia, sitio en el que se respeta la posición del otro, aunque no la compartamos.


El diálogo para entender al otro parece que es uno de los pasos más difíciles para el guatemalteco, primero porque nunca aprendió a tenerlo y segundo porque para expresar su postura tiene la delicadeza de un elefante en una tienda de espejos. En lo que leí en redes sociales, las posiciones ideológicas se han apoderado de un movimiento que debería invitar a la unidad, a reflexionar sobre nuestras posiciones, pero principalmente a escuchar a otro, cosa que parece no sucede.


La primera postura pretende que en su actividad no se mencione posiciones ideológicas frente a la guerra y la otra quiere a toda costa expresarlo. Realmente ambas postura son válida si pensamos que la libertad es hacer lo que nos guía nuestros conceptos y posturas personales. Allí no debería haber ningún problema, la situación es cuando manchan una manifestación del ejercicio de la libertad para pensar y opinar con insultos y descalificaciones, entre los mismos que hasta hace algunos meses se daban de abrazos por la renuncia de los mandatarios.


El caso está más allá de las posturas en la plaza o si se comparten o no. Es algo más enraizado en la sociedad guatemalteca, es el resabio de nunca haber asumido que Guatemala tuvo una guerra que dejó miles de muertos y desaparecidos, entonces nos hizo una sociedad silenciosa, caótica y evasora. Estos temas, que en países civilizados se asumen, acá provocan ronchas. Lo que sucede con los problemas en la plaza es que parece que es les es difícil dialogar para llegar a acuerdo y principalmente asumir los errores, que seguro los hay. El guatemalteco es poco humilde para decir, me equivoqué.  ¿Acaso es tan difícil?


Creo que luego de 30 años, la sociedad civil por fin comienza a comprender que el otro también puede opinar, piensa y hasta tiene la osadía de pensar diferente. Pero ¿realmente estamos preparados para que el otro sea distinto? Pareciera que no. Las redes sociales se llenan de improperios y consignas que se repiten hasta el cansancio. Por un lado la derecha con su defensa  irracional hacia la negación de la guerra y la izquierda con posturas dignas de la película Bananas de Woody Allen.


Creo que la gente de la plaza tiene ese gran reto, asumir otra identidad o en el mejor de los casos crear su propia identidad de país, pero eso no se logra si no se escucha al otro, ni tampoco desde el activismo de FB. Se logra cuando asumamos que este no es el mejor país del mundo, y que el cambio está dentro de nosotros, no en la negación del otro, de su expulsión y menos de su marginación.


El país se construirá a partir de la justicia, de la exigencia de las responsabilidades sociales y de un  profundo cambio de actitud, y le cuento amigo lector, eso no es un proceso de 4 años, pero hay que comenzarlo aunque no veamos los frutos. 


Ya tiene un comienzo, en la plaza el reto es entenderse como nación, más allá del jolgorio o protagonismo que provocarán que todo este proceso esté condenado al fracaso. 

El reto para Guatemala es escucharse (aunque duela), a partir de allí, vendrán los cambios. 

Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…