Ir al contenido principal

A 20 años de la paz



La mañana del lunes 30 de diciembre de 1996 salí con mi prima de 8 años a pasear en bicicleta. En aquel entonces yo tenía 12. Yo viví toda mi infancia en San Martín Jilotepeque, municipio seriamente golpeado por la guerra. 

Mis padres contaban que en toda la cuadra no quedó ninguna familia, todas huyeron. El miedo marcaba los rostros de quienes habían vivido el peor infierno de sus vidas; tanto se temía a la guerrilla como al ejército. Muchas noches, entre el silencio de la oscuridad, la cena y los apagones de electricidad se contaban como en susurros lo que había ocurrido durante “la violencia”. 

Contaban historias de desaparecidos, muertos, perseguidos y casi inaudible de los parientes que se escaparon de morir. Eso lo escuché de pequeño, como si fueran cosas que nunca pasaron, como leyendas de miedo, pero eran reales. 

A 20 años de la firma de la paz, del cese del fuego entre la guerrilla y el ejército veo que el debate se centra en negar que esa firma fue un avance, claro que lo fue, es innegable. La firma de los acuerdos de paz fue el inicio para conocer que el dolor puede ser sanado, que el país necesita justicia y que la única forma de encontrar la reconciliación es a través de conocer la verdad y que esta sea conversada entre los guatemaltecos y nunca negada. 

No se puede decir que no hubo muertos, esos muertos tuvieron ejecutores y que estos deben ser juzgados pertenezcan a donde pertenezcan. Tampoco se puede negar que esa fue una de las etapas más oscuras del país, que costó muerte, sufrimiento y dolor.

Ahora es una sociedad diferente, con problemas económicos, sociales y políticos profundos. Pero también es una Guatemala que poco a poco intenta cuestionándose y eso es un gran progreso. A estas alturas estamos teniendo la discusiones que se debieron tener hace 20 años y empezamos a resolver conflictos que debimos afrontar en aquel entonces.

Actualmente los protagonistas son otros, una nueva generación que tiene el reto de resolver sus dudas casi a ciegas, pero que deben tener la visión para enfrentarse al dilema de pertenecer al presente, casi desconociendo el pasado. Ese es reto.

La firma de la paz para mí fue importante y el evento más trascendental que me ha tocado vivir en la vida, sentir que había una esperanza.

Una orquesta civil y femenina toca en el Parque Central junto a una banda marcial y eso es hermoso por lo que significa, porque me refuerza el pensamiento que una de las grandes soluciones de este país es el arte como una fuerza sanadora. No puedo negar que al ver uno de sus ensayos quedé conmovido.

En aquella mañana que salí a los caminos vecinales con mi prima fue como un reto a Guatemala para convencerme que por fin las cosas habían cambiado. 20 años después puedo decir que sí. Claro no es el mejor país del mundo, pero no es tan oscuro como hace 35 años. 

Ángel Elias

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …