Ir al contenido principal

Otro día de duelo nacional

Foto: Prensa Libre
Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.

Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.

Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.

Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar en Guatemala. Ahora se truncaron las vidas de jovencitas que su mayor delito fue pertenecieron a familias desintegradas, que no tuvieron amparo social y que no gozaron de oportunidades, historias tan comunes en sociedades enfermas como la guatemalteca.

Guatemala vive una tragedia, es una tragedia constante. Y es culpa de todos, de nosotros. Porque no somos lo suficientemente valerosos como para enfrentar la impunidad y las injusticias que suceden en el país. Porque volteamos a otro lado cuando cosas como estas suceden, porque pensamos que todo se arreglará con nuestro voto o abstinencia cada cuatro años, porque pensamos que desde el computador, lanzando improperios, lograremos cambiar el país.

Todos somos culpables de vivir en este país. De haber elegido y dejado que llegara al poder a un presidente que no tiene la capacidad de gobernar un país. Un presidente que no tiene la idea del país en el que vive, que es incompetente. Que se puso a pelear por futbol, que cuenta chistes y moralejas frente a temas serios, que no sabe la magnitud de lo que sucedió en esta tragedia, que vive su burbuja y de rumores fundamentados. Un presidente tan similar al chapín que lo eligió.

Guatemala está herida, ha perdido la capacidad de entender el valor de las vidas humanas, de ver que estas muertes solo marcan el camino del desprecio que existe en el país por la dignidad humana. Guatemala está sumamente enferma.

Nosotros somos consecuencia de esa sociedad que vive la cultura de la muerte. Una sociedad que pide la pena de muerte y que a los reos se les encienda fuego. Que pide que se linchen delincuentes, que se culpa a la víctima y se condena sin fundamentos. Somos una sociedad que piensa que luchar por los derechos, es un acto de rebeldía que debe ser pagada con la muerte o los azotes.

El gobierno tiene la obligación de esclarecer los hechos, de castigar a los culpables y preguntarse si realmente es capaz de llevar las riendas de un país que se cae a pedazos. El presidente declaró tres días de duelo nacional y la bandera a media asta. No es suficiente, porque todo en este país de esta en luces de alarma y no presta atención. Y estas muertes se pudieron haber evitado, como muchas si tan solo estas se escucharan a tiempo. Y claro, esa es responsabilidad del gobierno.

Es lamentable y se siente un pesar terrible pensar que familias sufren por esta pérdida y que el presidente solo pueda salir en televisión a leer un comunicado de prensa en el que prácticamente dice que hará lo que pueda. Claro, hará lo que puede y eso es nada.

No pido al presidente que renuncie, porque eso involucra un acto de valentía y dignidad que ya demostró que no tiene. Pido que se esclarezcan los hechos, que las familias de las víctimas sean compensadas y que se reconozca este día como uno de los episodios más vergonzosos, indignantes y de repudio en Guatemala. Que este día no se olvide y sea declarado el Día de la juventud guatemalteca, como un homenaje a las víctimas de un estado que no garantiza ni la vida humana.

Tal vez con los años, veamos atrás y olvidemos a este gobierno nefasto que con su ineptitud provoca muertes y desesperanza y que no sigamos lamentando nuestra historia.

Ángel Elías


Comentarios

Las más vistas

Sobre María chula

Claro, Guatemala es un país racista y los chapines lo han hecho tan normal que ya no se dan cuenta de ello.
Todos hablan del caso de María Chula y se preguntan si el nombre de la marca es racista, y efectivamente lo es, porque la expresión, como tal, ha sido usada de manera despectiva contra el mundo indígena tan frecuente como la palabra indio.
El llamar María y su combinación con chula simplemente es un término que engloba y quita identidad a las comunidades indígenas y principalmente a las mujeres. Pero el problema no es el nombre en sí, sino lo que connota y lo que representa como marca. Llamar María Chula a una empresa que vende tejidos tradicionales mayas amarra una carga consciente o inconsciente de racismo que durante años se ha tolerado. Las mujeres indígenas no son todas “Marías” ni “unas chulas”.
Lo sé, es difícil entenderlo, principalmente para una sociedad que ha crecido con estereotipos y cánceres mentales que ha truncado la capacidad de reflexionar sobre lo que se hace m…

Dos ladrones me encontré

El sábado pasado, me asaltaron en una de las calles de la zona 10 de ciudad de Guatemala. Para ser sincero dudo que el revólver estuviera cargada, sin embargo no quise averiguarlo. Eso, sí quisieron golpearme. Yo traté de negociarlo, pero no tenía con qué hacerlo. Solo me quitaron el celular. Puedo decir que tuve la fortuna, si me hubieran pedido la billetera a lo mejor sí estuviera golpeado. Realmente no llevaba más allá del celular y un libro en la mano. Estos tipos tengo entendido operan de la siguiente manera, en un carro corinto, un sedán atrapan a peatones incautos y un tanto distraídos, así como yo y los encañonan. Así que lo único que puedo decir a quienes transitan por las calles de la ciudad de Guatemala, principalmente por las calles entre el Géminis Mall y Oakland mall, es que tengan precaución. Creo que estaba en el lugar equivocado, a la hora errónea.

El motivo de la historia, no es quejarme, ni victimizarme. Porque en realidad no me considero víctima, simplemente pasó. S…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …