Ir al contenido principal

La vida simple, rural se ve como un atraso.

Desde que tengo memoria he vivido en un ambiente rural. Y creo que lo seguiré haciendo. Aclaremos que cuando me refiero a rural, no aludo a la imagen que mucha gente tiene. Esa imagen distorsionada de incivilizado, alejado de modernidad y casi neodendertales, sino simplemente la vida que se lleva alejado de la urbe.
Sucede que la gente de la urbanidad tiene una visión un poco folclórica y paternalista con la población rural.
Claro, que las desigualdades sociales son evidentes entre la población urbana y rural, pero eso no es la causa de este escrito. Aunque en los últimos tiempos las clases sociales tienen un marcado diferencial en el área urbana. Sucede que pretenden disimularlo.
Resulta que desde mi infancia he tenido la oportunidad de estar entre la ciudad y el campo, algo que no varía hasta estos días. Entonces he visto siempre a la ciudad como un lugar de visita, de paso. No como un lugar para vivir.
No me agrada la idea del trasporte colectivo para, por ejemplo, ir a visitar a mi abuela o cruzar la ciudad. Algo que sucede en la ciudad.
Cuando digo rural, no me refiero a esa imagen pintoresca y edénica que se tiene de campos llenos de árboles frutales y animales que llegan a comer de la mano de quien les dé.
No, simplemente me refiero a la forma de vida más simple, más llena, menos tensa. Esa forma de vida que no requiere i pods, ni celulares con cámara, ni Internet banda ancha.
Esa vida de pueblo, para ser específicos.
En la vida de pueblo, todos se conocen y se saludan. Existe ese lazo de mancomunidad que los amalgama.
Es ese levantarse todos los días. Sin encontrar asesinatos en las esquinas, ni bullicio en la calle. Se goza del silencio. No como ausencia de sonidos sino como la ausencia de su exceso.
En los pueblos, la leche va en cabra llamada Tencha en la calle. El mugido de las vacas anuncia la alborada. Y las aves también anuncian su paso.
Es ir a meterse de pequeño a los pastizales, a los terrenos llenos de pinos para subirse a los árboles y correr ardillas.
La modernidad llegará a esto linderos, es irremediable. Y lo que vivimos será como una pintura en nuestra memoria.
Nos preguntaremos ¿por qué, todo lo que fue nuestro, recuerdos, añoranzas, sentimientos, ya no existen?
Es curioso, pero la ciudad sumergida en su supuesta modernidad, no tiene el privilegio de nosotros, ya que su memoria será, edificios, concreto, y animales en el zoológico.
Pero es más curioso que la gente de allá, venga con nosotros, con un halo de compasión por nuestro atraso postmoderno y hasta con aires de superioridad por pertenecer a la metrópoli.
Es claro que prefiero, mi ruralidad a la posmodernidad. Sólo es cuestión de preferencia. No puedo extrañar algo que no conozco o que conozco demasiado bien.
La gente nos tiene cierta compasión por carecer de televisión con cable. Y se preguntan cómo sobrevivimos así.
Se siembra una época donde los excesos, de tecnología y servicios casi superfluos, son de importancia aparentemente, vital. Y la vida simple, de campo, rural, y sencilla se ve como un atraso.

Angel Elías.

Comentarios

Ruth Vaides dijo…
y sin barrotes en las tiendas!!!

¿verdad?
Anónimo dijo…
puedes caminar tranquilo por las calles sin andar moviendo la cabeza para todos lados por miedo a que alguien te siga gamp*
Blissy dijo…
apoyo lo que dices.. a mi me hubiera encantado nacer fuera de la capital, estoy segura que mi vida sería mucho mejor, no tendría ni la mitad del estress que ahora manejo y la vida familiar que se siente en los pueblos es genial.. siempre voy de visita donde mis abuelitos en San MArcos, y todo es tan diferente... todos se conocen, todos se saludan y siempre hay una mano dispuesta a ayudar... aqui las cosas son algo diferentes... lastima que el progreso o la evolución traigan consigo tanta apatia... saludos y gracias por el comentario en mi blog, me parece super interesante lo que escribes...
Anónimo dijo…
Hi all!
That was useful info...thanks and Welcome to live chat FETISH. If you search the aldactone? Click here - aldactone
for fun

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín